Según Probarranquilla, el bilingüismo es uno de los atractivos que destacan del departamento del Atlántico

Jorge Hernán Peláez

La articulación entre el sector privado y el público no solo ha sido una de las claves del éxito de Barranquilla, sino también el de ProBarranquilla, la entidad que agremia a más de 100 empresas y que es liderada por Ana María Badel. En diálogo con Al Paredón, Badel destacó los avances que ha logrado la capital del Atlántico, y cómo están trabajando para atraer más inversionistas a la región.

Hablemos de Barranquilla, ya en este año, 2020, ¿cómo les ha ido, digamos con la nueva visión del alcalde Pumarejo y una nueva Gobernadora?
Importante, porque estamos construyendo entre todos, el sector público y el sector privado, lo que son los próximos, no te diría que cuatro años, sino los próximos 10 años tanto de Barranquilla como del departamento, con una gran participación entre el sector privado y el sector público.

¿Por qué han sido tan exitosos los últimos años de Barranquilla?
Para mí, la clave del éxito sin duda alguna, es el trabajo articulado entre el sector público y el sector privado y, sobre todo, la confianza. Creo que si esa confianza no se hubiera podido dar, difícilmente estaríamos hoy sentados hablando sobre lo que han sido los últimos resultados de Barranquilla y el departamento del Atlántico. Hay liderazgo fuertísimo en lo público, y una gran participación y compromiso del sector privado; en ser más parte de la solución que del problema.

¿Cuáles son las principales preguntas que hacen los inversionistas?
Eso depende mucho en el sector en el que esté interesado el inversionista, pero siempre están los cinco temas puntuales que se resaltan: uno tiene que ver con infraestructura; dos, tiene que ver con conectividad; tres, todo lo relacionado con talento, es muy importante conocer a profundidad cuál es esa propuesta de valor de Barranquilla. Hoy en día, que antes no pasaba, preguntan mucho sobre la transformación de la ciudad, sobre qué tanto está preparada la ciudad o no para ser un buen vividero. La calidad de vida comienza a ser un componente muy importante en la conversación con los inversionistas y ese te diría que es el gran cambio que he visto.

Ahora, sin duda, este año trae un elemento fundamental que pone a Barranquilla a sonar por muchas partes del mundo y es la Copa América. La final va a ser en Barranquilla, las eliminatorias también van a ser otra vez en Barranquilla y grandes jugadores del mundo van a venir nuevamente al Metropolitano...
Uno de los temas más importantes es lograr que Barranquilla y el departamento se dinamicen como destino de eventos y ahí están los eventos deportivos. También tenemos el gran compromiso de que la Asamblea del BID este año, en marzo en Barranquilla, sea la asamblea más exitosa, no de los últimos 60 años, sino de los 60 años que vienen. Entonces, la ciudad está trabajando mucho por atraer eventos, ferias, convenciones, sobre todo empresariales, y sin duda alguna hay una estrategia alineada al sector deportivo. Creo que es una gran oportunidad, ya que esa es la excusa para promocionar un territorio.

Barranquilla también tiene una estrategia de convertirse en una ciudad que tenga la suficiente calidad de vida para atraer no solo a colombianos de otras regiones que quieran vivir allá, sino extranjeros que quieran venir a hacer sus años de retiro...
Y hay que trabajar mucho. Uno, con la diáspora barranquillera, es importante que se conviertan en multiplicadores, embajadores de la marca. Creo que tú acabas de mencionar algo clave, ver cómo logra uno que Barranquilla sea un destino de vida. Entonces, para lograr que se interesen en Barranquilla como destino para jubilarse, tienes que lograr que la ciudad sea el mejor vividero en materia de espacios abiertos, de movilidad, transformación urbana y parques. Esa es la visión que tiene el territorio y hacia donde estamos trabajando articuladamente.

¿Cuál cree que ha sido el éxito de Barranquilla al lograr que todo el mundo trabaje para el mismo lado?
Antes de decirte cuál ha sido el éxito, te doy un ejemplo puntual, tangible, de que eso es posible: ProBarranquilla es ese ejemplo. Es una entidad privada 100%, apoyada por 100 empresarios nacionales y locales, pero que adicionalmente celebra convenios con la Alcaldía, la Gobernación y la Cámara de Comercio. Entonces, en la práctica hay una alianza público-privada trabajando por la prosperidad del territorio. No estamos trabajando por los inversionistas, por el sector público o por esas 100 empresas que patrocinan a ProBarranquilla, si no que estamos trabajando por generar un impacto al territorio y se entiende, que si la ciudad y el territorio están bien, los ciudadanos estamos bien, los empresarios estamos bien, todos estamos bien. Entonces, creo que esa es la importancia de la alianza público-privada. Y, ¿por qué Barranquilla lo ha logrado? Es un liderazgo de lo público muy fuerte con la llegada de Char y Verano, hace 12 años ya, y se empezó a demostrar que era posible, que sí se podían lograr los resultados que se proponían, entonces la gente empieza a comprometerse, a ser parte del desarrollo.

Ana María, indudablemente, las compañías que van a ver a Barranquilla como una opción se fijan en el mercado laboral, ¿qué tan fácil es conseguir talento?
Cuando un inversionista llega a Barranquilla lo primero que te pregunta son todos los temas relacionados con talento y contamos obviamente con las principales universidades de la Costa Caribe colombiana, eso es importante. Pero hay un segundo componente que es todavía más importante también y es el bilingüismo. Barranquilla tiene el segundo nivel de bilingüismo más alto del país, si no estoy mal, después de Bogotá. Y eso ha permitido dinamizar el territorio en términos de atracción de BPOs , la ciudad ha crecido mucho en ese sentido.

Pero no es solamente en ese sector, digamos, si tú quieres vender a Barranquilla y quieres trabajar con los hoteles, con los taxistas, con todos los servicios y las cadenas de valor de los diferentes sectores que estamos jalonando, el bilingüismo es muy relevante. También se ha hecho un trabajo muy bueno con mucho impacto entre el sector público, Alcaldía y Gobernación y el Sena. Entonces, sin duda alguna si queremos seguir manteniendo este ritmo de crecimiento tenemos, uno, que ser capaces de generar mejor talento humano y dos, atraer talento.

La industria de la finca raíz, sin duda Barranquilla se ha valorizado muchísimo, ¿cómo ven ese tema de la finca raíz?
La construcción jalonó mucho el PIB del departamento en los últimos años, hoy en día tenemos una gran oferta de vivienda, de oficinas, de parques industriales, de centros de distribución, y el valor es muy competitivo. Barranquilla sigue siendo una de las principales ciudades del país, una ciudad intermedia con un valor que nos permite presentarles una propuesta de valor diferente a los inversionistas y a los que se quieran ir a vivir a la ciudad. Entonces, creo que hay que aprovechar esa coyuntura de lo que ya tenemos como oferta inmobiliaria existente y los proyectos que están llegando y resaltar las ventajas que tenemos con relación a otras ciudades de Colombia, entonces yo creo que eso también marca una diferencia a la hora de evaluar oportunidades en el territorio.