El proyecto de ley está en manos del Senado y, de usar la totalidad de los recursos, la deuda externa superaría los US$164.000 millones

Juan Sebastian Amaya

El Congreso de la República avanza en la aprobación del proyecto de ley que autorizaría al Gobierno a ampliar su cupo de endeudamiento en US$14.000 millones ($51 billones en promedio) a través de créditos nacionales y en el extranjero, y que, además, aumenta en US$3.000 millones ($10,9 billones en promedio) las garantías de la Nación para préstamos de entidades públicas.

Después de que la iniciativa impulsada por el Ministerio de Hacienda fue acogida y aceptada por la Cámara de Representantes, ahora, en su trámite en el Senado, la Comisión Tercera le dio el visto bueno a la propuesta y la decisión final estará en manos de la plenaria.

En medio del debate, el ministro Alberto Carrasquilla explicó que el proyecto solventa la necesidad de adquirir mayores recursos para continuar con la diversificación de las fuentes de financiación definidas en su estrategia a 2022, pues es vital para el Gobierno contar con un cupo prudente y suficiente para disminuir el riesgo de refinanciación frente a posibles cierres de mercados o un aumento en las tasas de interés.

Por eso, insistió en la importancia de aumentar el cupo porque, de los US$13.000 millones de la línea disponible desde 2015, hoy el cupo es de US$2.694 millones y ha disminuido en los últimos meses por la crisis económica por la pandemia.

“Es un proyecto que no busca allegar recursos nuevos que no hayan sido discutidos en el Marco Fiscal o en el presupuesto, sino financiar al Presupuesto General de la Nación. El cupo que tenemos actualmente nos lleva cómodamente hasta comienzos de 2021 y el afán que tenemos se debe exclusivamente a que después del primer trimestre vamos a estar limitados en cupo. Los diferentes gobiernos someten a consideración del Congreso con cierta periodicidad y la prudencia con la que se utilizan los cupos hace que la discusión sea cada tres o cinco años”, dijo.

Como contexto, la deuda externa total de Colombia a agosto, según el Banco de la República, llegó a US$150.505 millones, cifra que corresponde a 53,6% del Producto Interno Bruto (PIB), de los cuales US$83.597 millones (29,77% del PIB) son de deuda pública y US$66.909 millones (23,83% del PIB) de deuda privada.

Por ello, de llegar a hacer uso de esta opción, la deuda pública nacional aumentaría en 5 puntos porcentuales más del PIB (34,7%) a un promedio de US$98.000 millones y la deuda total a más de US$164.000 millones, con un peso de 58,6% del total de la economía.

LOS CONTRASTES

  • Alberto CarrasquillaMinistro de Hacienda

    “El cupo que tenemos actualmente nos lleva cómodamente hasta comienzos de 2021 y el afán que tenemos se debe exclusivamente a que después del primer trimestre vamos a estar limitados”.

En ese sentido, el senador Fernando Araujo, ponente del proyecto, detalló que el Marco Fiscal de Mediano Plazo (Mfmp) contempla US$6.500 millones de deuda en fuentes externas y amortizaciones por US$3.800 millones por lo que, de los US$14.000 millones de ampliación de cupo, US$7.000 están inmersos en el Mfmp y US$7.000 más serían para choques imprevistos.

“El saldo actual de endeudamiento es un monto insuficiente para atender las necesidades financieras del Gobierno y del país en los próximos años porque se ha visto afectado en, por lo menos, US$1.000 millones por los créditos que se han ido aprobando y los bonos que se han colocado. El monto solicitado es consistente con el Mfmp y la financiación de 5,1% del déficit fiscal de 2021”, reseñó.

El proyecto también subiría en US$3.000 millones el cupo de endeudamiento para las garantías o respaldos de la Nación en préstamos que busquen las entidades públicas, como el Metro de Bogotá o los bancos de segundo piso (Bancoldex).