Los más rezagados son Chocó, Guainía, Vichada y Vaupés. Es la primera vez que se mide a los 32 departamentos en el estudio.

Adriana Carolina Leal Acosta

Bogotá ocupa el primer lugar del índice de Competitividad Departamental del 2019, realizado por la Universidad del Rosario y el Consejo Privado de Competitividad. En esta evaluación, la capital obtuvo una calificación de 8,30 puntos sobre 10.

El segundo lugar lo obtuvo Antioquia, que alcanzó una puntuación de 6,71 y el tercero lo tiene Santander, con una evaluación de 6,29. Este departamento subió una posición respecto al 2018, dado que en ese momento Caldas ocupada ese lugar. No obstante, los investigadores advierten que en esta oportunidad la metodología cambió, por lo que los resultados no son comparables directamente.

Las siguientes posiciones en la evaluación le corresponden a los departamentos a Atlántico y Valle del Cauca, que reportan puntajes de 6,14 y 6,07, respectivamente.

Por su parte, Guainía, Vichada y Vaupés se ubican en los últimos lugares de la clasificación, con puntajes de 2,84, 2,78 y 2,68, respectivamente.

Es importante mencionar que entre el año base de comparación 2018 y el IDC 2019, el ranking no presenta mayores variaciones para los diez primeros departamentos.

No obstante, los que incrementaron posiciones frente a 2018 son: Caquetá (+2), Putumayo (+2), Casanare (+1), Chocó (+1), Huila (+1), Meta (+1), Nariño (+1), Norte de Santander (+1), Tolima (+1) y Vichada (+1). Por su parte, el Archipiélago de San Andrés retrocedió tres puestos respecto a 2018.

Así mismo, los departamentos de Cauca, Guainía y Vaupés perdieron un puesto frente a 2018, mientras que Bolívar, La Guajira y Arauca pierden dos posiciones

Para Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, “el logro de incluir a la totalidad de los departamentos del país es fundamental para avanzar en la meta de cierre de brechas regionales, propuesta en el marco del Sistema Nacional de Competitividad e Innovación en el año 2006. Además, no sobra recordar que el diseño e implementación de política públicas basadas en indicadores de diagnóstico es una labor continua. Por lo tanto, y especialmente en el contexto actual de cambio en las administraciones territoriales, el IDC 2019 debe seguir consolidándose como un instrumento fundamental para la toma de decisiones”.

Por su parte, Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario, señaló que "al utilizar el nuevo marco conceptual del WEF es válido que cada departamento pueda hacer su propia priorización de políticas, pero algo que no es recomendable es abandonar por completo ciertos aspectos del desarrollo competitivo por apostarle a otros. Por ello, después de implementar esta nueva metodología, se invita a las autoridades departamentales a aunar esfuerzos desde distintos sectores para trabajar en todas las áreas de la competitividad”.