.
Analistas 23/07/2021

La vivienda se destaca

Sergio Mutis Caballero
Presidente Grupo Valor

La pandemia viene cambiando todo. Se destapó nuestra gran vulnerabilidad como sociedad. El país requiere fortalecer la democracia y la institucionalidad. Ha habido grandes impactos en materia económica y de empleo. Aumentó la pobreza, la informalidad y se deterioró tanto el tejido empresarial, como el social. De forma complementaria, se acrecentó la necesidad de utilizar instrumentos y estrategias para atender las necesidades sociales y la reactivación económica. En este sentido, se ratificó que un adecuado instrumento es la construcción de vivienda.

Como consecuencia del confinamiento, millones de trabajadores, que no perdieron el empleo, desempeñaron sus funciones desde la casa. Estudiantes, que no desertaron, igualmente atendieron su proceso educativo desde la vivienda. Por ello, el apetito por la vivienda de calidad se acrecentó. Las ventas sobre planos de proyectos que han leído esta necesidad, están al alza. Los hogares desean adecuar o comprar vivienda acorde a las necesidades actuales, que se quedaron para el futuro en estas materias.

La vivienda social formal, por contar con subsidios del Gobierno, su comercialización está registrando cifras máximas históricas. La vivienda campestre, los apartamentos con alta conectividad, con sitio para trabajar y con buenas zonas comunes los conjuntos, tienen alta demanda. Las “segundas viviendas” durante el confinamiento pasaron a ser la vivienda habitual de algunos hogares que lo pudieron hacer. De igual forma, la mejor inversión segura, sigue siendo la vivienda, incluso para inversionistas institucionales.
En el semestre, las pre ventas de VIS participaron con 77% de las unidades comercializadas y cerca de 45% del monto comprometido, según el censo de las salas de ventas que realiza La Galería Inmobiliaria. Este buen comportamiento, es el mejor camino para atacar el desempleo y para la reactivación económica, ya que poco a poco se traduce en obra y el gran encadenamiento de otros sectores económicos, como los servicios, el industrial y el comercial, complementan su reactivación.

En los últimos 12 meses se han comercializado proyectos de vivienda con cerca de 220.000 unidades y en volumen de $43 billones. Los precios de las viviendas nuevas proyectadas, en el año completo, han crecido del orden de tres puntos reales sobre la inflación.

Cabe destacar que, los costos de construcción están aumentando en mayor proporción, lo que trae como consecuencia, más valorización inmobiliaria, gran oportunidad para compradores, porque con una pequeña separación congelan el precio, y riesgo para los promotores, porque las alzas de insumos y materiales le reducen el margen e, incluso, en algunos casos hacen inviable la ejecución de proyectos.

El Gobierno Nacional ha fomentado la vacunación masiva para controlar la pandemia y poder seguir reactivando la economía. A su turno, el sector constructor, en esta nueva crisis, al igual que en otras anteriores, ha sido pionero en esa misma finalidad generando miles de puestos de trabajo y soluciones constructivas sostenibles, que mejoran la calidad de vida de las personas. La vivienda se destaca en este círculo virtuoso para el bienestar de la sociedad. Se reafirma así el valor de la vivienda.