Analistas

Ahora sí llegamos a la Ocde

GUARDAR

Sebastian Trujillo Exnegociador de la Ocde

Finalmente, Colombia ingresó a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico (Ocde). Después de casi una década, desde que el Presidente Santos solicitó el ingreso de Colombia en el año 2011, hace pocos días el país se convirtió en el miembro número 37 del selecto grupo. Éste es uno de los logros más importantes de la política económica colombiana y un bien público que todos los gobiernos deben cuidar.

Para el acceso definitivo, después que Santos firmara el tratado de adhesión en mayo de 2018, hacía falta la aprobación y ratificación por parte del Congreso y la Corte Constitucional respectivamente. El gobierno Duque, convirtiendo la Ocde en política de Estado, impulsó los trámites que hacían falta y recientemente ha anunciado que para reactivar la economía trabajará de la mano con la Organización.

Hay quienes aún se preguntan qué es la Ocde. Y con razón, pues la pedagogía constante siempre será una necesaria responsabilidad de las autoridades económicas. La Ocde es una organización que discute y diseña las mejores políticas públicas, a la cual solo pueden pertenecer aquellos países que han demostrado buen comportamiento en el manejo, no solo de sus economías, sino también de todas las áreas de la administración pública.

Por América Latina únicamente son miembros, México, Chile y Colombia. Costa Rica muy seguramente ingresará este año mientras que Brasil y Perú siguen buscando una invitación para comenzar un proceso de acceso, el cual tardaría mínimo cuatro años.

¿Qué implica para Colombia ser miembro de la Ocde? En primer lugar, la membresía le permitirá al país compararse con los más altos estándares. La Ocde es el lugar donde los funcionarios públicos hacen su planeación estratégica. Allí tienen la oportunidad de sentarse con sus colegas de los países Ocde para discutir los retos que en común enfrentan todos los días.

Así, el Ministro de Trabajo podrá discutir con sus pares de la Ocde cuáles son las mejores formas de enfrentar la realidad laboral que trae la economía digital. También, pertenecer a la Ocde les permite a los países miembros hacer análisis que únicamente se pueden realizar con las estadísticas comparables que solo tiene la Organización.

En segundo lugar, pertenecer a la Ocde es la certificación más importante que puede recibir un país sobre el manejo de sus políticas públicas. En efecto, hay muchos inversionistas que únicamente pueden invertir en países con sello Ocde. En su momento la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) identificó 10 fondos de capital privado y tres de pensiones que mostraron su interés de invertir en las vías 4G una vez el ingreso del país a la Ocde se materializara.

Finalmente, pertenecer a la Ocde le permitirá a Colombia participar en negociaciones internacionales de relevancia para el país y por tanto tener un rol más fuerte en el plano multilateral. Hoy día, se discute en el seno de la Organización la estructura del impuesto digital que será cobrado a compañías tecnológicas. Una vez se llegue a un acuerdo, los países deberán implementar esta reforma.

La Ocde ha llegado para quedarse. Un buen aprovechamiento de ésta traerá a Colombia beneficios. Las autoridades deben recibir esta membresía como un reconocimiento, y también como un reto por todo lo que hace falta para hacer de Colombia una sociedad más digna.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés