Analistas

Elecciones España 2019. Mas allá…

GUARDAR

Rodrigo Puyo - rpuyo@une.net.co

Han sido pocos los exámenes periodísticos de nuestros comentaristas a las elecciones generales de España celebradas el 28 de abril. Los comentarios se han limitado a la política interna ibérica, a la incidencia de los resultados en los desarrollos del proceso de paz y a las consecuencias que de los comicios pueden derivarse en la crítica situación venezolana que tanto nos afecta y a algunos temas menores.

Sin embargo, en nuestra opinión, existen muchos aspectos que merecen análisis del país en relación con España y que no parecerían merecer mayor preocupación de las dirigencias pública y privada nacional, a pesar de haber adquirido, silenciosamente gran trascendencia. Veamos algunas de estas facetas: La reciente migración colombiana registrada en los últimos años por las autoridades españolas es mayor a las 400.000 personas, es decir, una población superior a la de Armenia, a la de Riohacha y similar a la de Valledupar, importantes ciudades intermedias colombianas. Estos nacionales radicados en la península se ocupan en una amplia gama de labores, desde obreros, albañiles, camareros, taxistas hasta ejecutivos, artistas, profesores e investigadores. De otro lado, el mayor número de nuestros graduados universitarios en maestrías y doctorados incluidas nuestras universidades, han obtenido su grado en el sistema educativo español, en el cual han adelantado valiosas investigaciones en sus tesis doctorales, muchas de ellas sobre el país y la mayoría desconocidas en el medio. Son muy familiares entre nosotros universidades como: Complutense, Carlos III, Politécnico de Valencia, Barcelona, Pompeu Fabra, Sevilla y Pablo de Olavide, Navarra, Salamanca, Deusto, Comillas, Instituto de Empresas, Gran Canaria, que han dado formación profesional a una multitud de universitarios colombianos.

A su vez, claro que en menor dimensión, es creciente la presencia de nuestras universidades en España. Los intercambios artísticos del más alto nivel superan a los que se desarrollan con los Estados Unidos o con los países latinoamericanos. Brillan nuestras estrellas en Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla. Qué no decir del deporte, asumido en el caso del fútbol hispánico como propio por muchos colombianos y qué tal la imparable exportación de jugadores criollos a los equipos españoles, los cuales con los ciclistas de alto rendimiento nos representan en todas las competencias peninsulares.

La literatura de los dos países cada vez tiene más canales de intercambio, abierta la nuestra en gran escala décadas atrás por el nobel García Márquez, continua con la nueva y brillante generación de escritores patrios. A su vez desde siempre las letras españolas hacen parte de nuestra cultura. Días atrás se inauguraron dos exposiciones en unas de las mejores galerías de Madrid, una del consagrado maestro Fernando Botero y otra del ya reconocido escultor Gustavo Vélez. Aun se recuerda la impresionante nuestra que presentó el año anterior Doris Salcedo con su monumental instalación.

Los intercambios de comercio exterior parecerían estancados, hemos retrocedido, en contraste los envíos de remesas de los trabajadores a sus familias en Colombia han crecido y son similares en cuantía a nuestras exportaciones. La ingeniería española ha tenido importante participación en nuestras obras públicas al igual que las cadenas radiales del país ibérico, obviamente el turismo y el transporte aéreo han tenido un desarrollo excepcional, al igual que el sector de las confecciones. La inversión española en Colombia es muy apreciable al igual que la colombiana en la península.

Obviamente, no puede sustraerse de cualquier visión de los dos países el temible flagelo del narcotráfico que lo evidencian los presos colombianos y las constantes capturas de alijos de droga.

Todas estas reflexiones a vuelo pluma, quieren expresar, el que más allá del episodio electoral, obviamente de relevancia, es notoria la ausencia de un gran propósito dirigido a dinamizar la cercanía entre Colombia y la Península, cercanía que ya tiene importantes acuerdos en materia de impuestos, de tecnología, de turismo y medio ambiente y que puede ampliarse en trasferencia de aportes de experiencias en energía eólica, sector en el cual Colombia reflexiona actualmente sobre su futuro y España es pionera.

Ya en la reciente visita del mandatario español a Colombia, el Presidente de la República reiteró su deseo de profundizar estas relaciones. Consideramos que es hora de repensar la inmensa oportunidad que tiene el país de acrecentar en forma sustancial la ya consolidada relación con nuestra cercana España.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés