La imagen de Colombia

GUARDAR

Para todos es doloroso cuando en artículos, entrevistas, películas y conversaciones, personas de otros países hacen juicios de valor sobre Colombia y los colombianos.

Narcotraficantes, secuestradores, extorsionistas, terroristas, ventajosos que vienen de un país sin justicia, sin reglas claras, de un país corrupto pero con leyes para todo. Triste realidad, pero no muy diferente a otros países, hasta vecinos, que incluso tienen peores realidades en corrupción, violacion de derechos humanos, depredación ambiental, inequidad, esclavitud y narcotráfico pero ciertamente no son el mal ejemplo en conversaciones, artículos ni películas.

El impacto en pérdida de oportunidades para los colombianos que buscan empleo o quieren desarrollar cualquier actividad en otro país, o en posibilidades para estudios y consecución de becas o préstamos educativos económicos, o en la exportación de productos o la representación de productos y empresas son también parte de las preocupaciones de todos los colombianos.

Todos tenemos un conocido que ha sufrido trato discriminatorio desde las mismas inmigraciones, aduanas y trámites o de las misma policía o justicia en otro país, historias que siempre se cuentan a los extranjeros que nos visitan en Colombia.

La pregunta que subyace entonces es, ¿por qué, existiendo otros países con situaciones parecidas o peores, nos toca a nosotros sufrir la mala fama? Y la respuesta es que todos tenemos una corresponsabilidad sobre esta realidad, pues somos nosotros, que con nuestras conversaciones llenas de historias negativas, antiguas o recientes, ciertas o falsas, propias o de terceros, entrópicas, novelescas, no perdemos la oportunidad de contarlas como víctimas, llenas de sentimientos o de explicaciones sobre nuestras incapacidades y carencias.

A lo anterior se suman la veta comercial anclada en las historias de violencia, sexo y delincuencia en las producciones para cine y televisión y por qué no decirlo el gran papel de los que hacen algunos políticos en el exterior para drenar ayudas a nombre propio, conseguir recursos y oportunidades para proyectos que distan mucho de la solución de problemas o representar intereses colectivos.

En la otra cara de la misma moneda sabemos, pero nunca contamos, conversamos, ni mucho menos hacemos novelas y películas, de miles de colombianos excelentes trabajadores, deportistas, artistas, científicos, estudiantes, empresarios que generan riqueza, empleo y conocimiento en otros países; historias de colombianos que además de su trabajo aportan a la comunidad y a los países que los recibieron.

Para la muestra, algunos que hasta conocidos, vecinos, amigos o parientes de UDS como son Rodolfo Llinas, Jorge Reynolds, Edmond Yunis, Cristian Samper, Salomón Hakim, Luis Alberto Moreno, Fernando Lizcano, Fernando Botero, Alejandro Obregón, Sofía Vergara, Fernando Montaño, Álvaro Mutis, Gabriel García Márquez, Rafael García Herreros, Andrés Orozco, José Alberto Vélez, Alberto Calderón, Simón Borrero, Valeriano Lanchas, Fernando Gaitán, Martha Senn, Martina García, Raymond Schambach, Sergio Cabrera, Nairo Quintana, Luis Herrera, Egan Bernal, César Rincon, Carlos Valderrama, Mariana Pajón, Juan Pablo Montoya , James Rodríguez, Falcao García, Antonio Cervantes, Camilo Villegas, Caterine Ibargüen, Carlos Vives, John Leguizamo, Shakira Mebarak, Kike Santander, Julia Salvi, Ángela Patricia Janiot, Robert Farah, Juan Sebastián Cabal, Fabiola Zuluaga, Orlando y Miguel Cabrera, iovanny Urshela, Edgar Renteria ¡y mil mas!

Hablemos bien de nuestro país y de los miles de colombianos que dan ejemplo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés