Analistas

Presidentes y predicciones previas de perdición

GUARDAR

Cuando participé en 2012 en el programa “This Week” de la ABC, junto con el senador republicano Rand Paul, éste declaró confiadamente: “¿Cuándo fue la última vez que creamos millones de empleos en nuestro país? Fue con Ronald Reagan …”

Por supuesto, eso no es cierto. Hubo un auge aún mayor con el Presidente Clinton que con el Sr. Reagan, y el Presidente Obama ahora ha presidido tres años de crecimiento bastante rápido en la creación de empleo, y el 2014 está mostrando el crecimiento más rápido desde la década de 1990. ¿Pero esto dice algo respecto a los presidentes en cuestión?

La expansión de Reagan y la expansión de Clinton se relacionaron mucho más con las políticas de la Reserva Federal que con cualquier cosa proveniente de la Casa Blanca, y la oposición del Partido Republicano ha bloqueado la política macroeconómica del Sr. Obama casi desde el principio de su primer mandato. Hay presidentes, y a veces auges de empleo mientras son presidentes, pero los auges no son creación de ellos.

Sin embargo, resulta el caso que esos auges demócratas reivindican las creencias liberales, mientras que el auge de Reagan de ninguna forma valida la ideología conservadora. ¿Por qué? Porque los conservadores insistieron en que los auges de Clinton y Obama eran imposibles.

Tengo edad suficiente para recordar las advertencias de perdición de cuando el Sr. Clinton presionó a favor de un incremento en la tasa de impuestos para los de más ingreso en la década de 1990. Si alguien leía la página editorial del Wall Street Journal o a Forbes, o si escuchaba a Newt Gingrich, en ese entonces presidente de la Cámara de Representantes, quizás hubiera pensado que era hora de vender todas sus acciones y esperar una depresión.

Y después, por supuesto, el Sr. Obama iba a causar un colapso económico híperinflacionario con su ley de reforma al sistema de salud y su aumento a los impuestos de los que más ganan.

Sobra decir que nada de esto sucedió. Lo que los auges demócratas muestran, de hecho, es que se puede reforzar la red de seguridad social y elevar los impuestos de los ricos sin causar un desastre económico.

¿Pero los liberales no hicieron predicciones similares de un desastre “Reaganiano”? De hecho, no. Como lo he señalado antes, lo que sucedió durante el gobierno del Sr. Reagan (la estrechez monetaria llevó a una severa recesión, pero la economía se recuperó una vez que se soltó dinero, y el periodo intermedio de reducción del ritmo hizo bajar la inflación) fue exactamente lo que los libros de texto predecían. Si la política tuviera sentido, los demócratas estarían celebrando al Sr. Clinton de la misma forma en que los republicanos celebran al bendito Ronald, y ellos estarían aclamando al Sr. Obama como la segunda llegada de San Bill.

 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés