Analistas

Los ojos del mundo están puestos en Colombia

Los días que han transcurrido han sido muy positivos para Colombia con ocasión de la Cumbre de las Américas, de la visita oficial del presidente del Gobierno Español Mariano Rajoy, del Foro de Empresarios Españoles organizado por  ICEX-Proexport y del Foro del diario El País, entre otros. En todos los eventos, los diferentes conferencistas locales o extranjeros han destacado los avances tan importantes que el país ha hecho en términos de desempeño macroeconómico, seguridad y su capacidad institucional que se fortalece con los años.

Colombia hoy atrae las miradas de inversionistas de todo el mundo que buscan mercados con potencial de crecimiento, situación muy diferente a la que se vivía hace poco más de una década.  El recorrido de estos años no ha sido fácil y los colombianos y sus gobiernos, con una combinación de buenas prácticas, creatividad y sacrificio, han logrado transformar al país.

A futuro, nosotros desde Bbva compartimos este optimismo creciente, creemos que las reformas que el país implementó en los últimos años en sus instituciones monetarias, cambiarias y fiscales seguirán dando frutos, y permitirán un crecimiento sostenido en el mediano plazo. Adicionalmente, las reformas recientes implantadas por el gobierno del Presidente Santos, permitirán un crecimiento sostenido en la responsabilidad fiscal y la mejor distribución de los dineros provenientes de la explotación de los recursos naturales.

Creemos también que el futuro se plantea lleno de retos, que a su vez son oportunidades para crecer e invertir.  Las buenas perspectivas están atadas, entre otras cosas, a que Colombia logre sacar todo el provecho de los acuerdos comerciales que ya están en operación o que están en proceso con los diferentes países o regiones del mundo. Para esto, el país debe lograr superar el gran cuello de botella que supone el rezago en infraestructura y logística, y para esto, como se dijo en el Foro Empresarial de la semana pasada, la inversión extranjera es bienvenida y necesitada. La experiencia de los grandes o medianos constructores de infraestructura del mundo puede aportar grandes ventajas comparativas a la hora de acometer las obras de infraestructura que el país tiene pendiente desde hace años.

Otro gran reto que se convierte en oportunidad también es mantener un crecimiento balanceado de la economía en el que la generación de empleo de calidad sea un prerequisito. Colombia, a diferencia de muchos de los países extractores de recursos naturales, tiene  una economía diversificada en la que la industria, los servicios, el comercio y la construcción son grandes contribuyentes. A futuro, la inversión por sectores y diversificada es una necesidad y la creciente demanda interna constituida por un número mayor de colombianos con mejores niveles de ingresos, junto con la demanda externa creciente, fruto de los tratados de libre comercio, hacen prever un desempeño positivo de estos sectores.

Si a todo lo anterior le sumamos la pujanza, la alegría, el espíritu de trabajo en equipo y el gran talento de los colombianos, que con seguridad están preparados para los grandes retos que se vienen para el país, no cabe duda de que el país logrará consolidar el buen momento por el que pasa.