Analistas

Por qué es relevante la XXV Asamblea Plenaria Ceal

GUARDAR

Ayer arrancó la 25 Asamblea Plenaria Ceal en Madrid con el lema “Espacio Empresarial Iberoamericano, una oportunidad para el crecimiento”  y la participación de casi 400 empresarios y líderes iberoamericanos. Es, posiblemente, la mayor concentración de presidentes y propietarios de destacadas empresas latinoamericanas, con capacidad de decisión,  en España. Es también una Asamblea Plenaria con una importante presencia institucional española, ya que participan S.M. el Rey, Don Felipe VI, S.M. el Rey, Don Juan Carlos, y el Gobierno español, con el presidente Mariano Rajoy a la cabeza, y altos cargos de los gobiernos de Portugal y Andorra.

Tras esta Asamblea se abre una nueva etapa, con la presidencia del señor Ingo Plöger, presidente del Capítulo de Brasil, que toma el relevo en la presidencia del Ceal Internacional.

Para el Ceal Capítulo Ibérico representa todo un logro haber participado, junto con el Ceal Internacional, en la gestación de un evento de estas características con el enorme  poder de interés que ha demostrado. Este éxito es mayor, si cabe, si tenemos en cuenta que el Ceal Ibérico se puso en marcha en enero de este año con la constitución de la Junta Directiva, que presido.

¿Qué conclusiones podemos extraer de esta reunión? Al cierre de esta edición es pronto para adelantar las conclusiones más importantes, pero ya podemos avanzar que permitirá consolidar lo que denominamos el Espacio Empresarial Iberoamericano, un espacio en el que no solo compartimos retos, sino también oportunidades. El hecho de compartir una lengua, historia y cultura comunes genera una fuerte ventaja competitiva frente al resto de los países.

Actualmente, este espacio empresarial es un concepto, pero supone un punto de unión que permite a las empresas interrelacionarse, tener objetivos comunes y generar alianzas, que son la palanca que impulsa el crecimiento. Hemos pasado de invertir en Latinoamérica desde España, a recibir inversiones de estos países. 

Vivimos en un mundo cada vez más interconectado, globalizado, con un creciente número de alianzas y asociaciones, tanto entre los países como las propias empresas.

En la Península Ibérica, los empresarios latinoamericanos encuentran interesantes oportunidades para invertir y, de esta manera, no sólo participar o controlar algunas de estas empresas, sino expandirse en el continente europeo. Esta expansión a través de España es muy intuitiva, ya que compartimos una lengua y cultura comunes, y tenemos un huso horario que nos permite gestionar fácilmente nuestras empresas a ambos lados del Atlántico.

Como afirma el Presidente de Honor del Ceal Ibérico, D. Enrique V. Iglesias, en un mundo incierto e imprevisible como el que estamos viviendo, explorar las relaciones de comunidades unidas por tradiciones, valores e intereses a todos los niveles supone un desafío histórico de gran importancia. En particular, las relaciones económicas entre las empresas ibéricas deben responder a ese gran desafío. Esas relaciones deben potenciar el comercio y la inversión pero, en forma muy especial, la creación de auténticas empresas mulltibéricas de capitales compartidos para beneficio de las economías de ambas orillas del Atlántico y para enfrentar juntos los desafíos y las oportunidades que ofrece un mundo en profundo proceso de cambio.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés