.
Analistas 21/01/2022

Dólar fuerte

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

En diciembre del año pasado nuestro diario consultó a varios expertos en temas macroeconómicos, para obtener una posible proyección de tasa de cambio para este 2022. La conclusión es que los expertos observan un rango que va desde $3.700 hasta unos máximos que podrían bordear los $4.200. Supongamos por un momento que el año cierra con una tasa de cambio cercana a $4.200, eso supondría una devaluación anual aproximada de 5% de nuestra moneda. Hay algunos que proyectan picos dentro del año por encima de los $4.500, es decir, una devaluación intrínseca de doble dígito.

En los últimos 10 años hemos observado una devaluación significativa, pues en enero y febrero de 2012 estábamos cruzando de la barrera de $1.800 hacia abajo, con algunas jornadas de los primeros días de febrero que oscilaron en el rango de $1.780 a $1.790. Para hacer una cuenta sencilla, entre enero de 2012 y enero de 2022 la tasa de cambio subió de $1.800 hasta $4.000, en efecto, se podría hablar de una devaluación promedio anual cercana a 8,3%. Estos porcentajes resultan realmente aterradores, especialmente pensando en lo que va a pasar en los próximos 10 años.

Para este 2022 hay varios efectos que traerán volatilidad en la divisa. Las elecciones presidenciales siempre tienen inmerso un grado de incertidumbre por la indecisión de algunos inversionistas y empresarios. Colombia, dependiendo del sector, va a observar dos fenómenos mezclados en este primer semestre: reactivación económica y nerviosismo electoral.

Los precandidatos de izquierda, centro y derecha se han concentrado en lo de las alianzas, fórmulas electorales y acuerdos de las coaliciones. No han tenido tiempo de expresarle al país sus propuestas económicas a profundidad. Todos dicen que se debe mejorar el tema de desempleo, pero nadie dice cómo. Muchos hablan de potenciar programas para mujeres empresarias, pero nadie explica en cuáles sectores ni con qué mecanismos. Lo que han expresado son frases ambiguas con ideas de largo plazo o difíciles de implementar.

Otro fenómeno que va a impulsar la devaluación es el inminente aumento, en al menos tres ocasiones, de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos. Los economistas de la FED vienen expresando públicamente que están muy preocupados por la inflación que se viene presentando. Hoy la discusión que hay es si el aumento de tasas comienza en marzo o en junio, y también hay algunos que hablan de más de tres aumentos de tasa por el nivel agresivo en el que se ubica la creciente inflación que necesitan controlar. El dólar se va a fortalecer entonces frente a todas las monedas del mundo, ya que el Banco Central Europeo no tiene previsto un aumento de tasas en el viejo continente.

Otros países con monedas fuertes como Japón, Suiza o el Reino Unido tampoco tienen dentro de su panorama de corto plazo este tipo de iniciativas. El resultado total del año es que veremos un poco más débiles monedas como la libra esterlina, el euro, el yen y todas las demás frente a un dólar que se convertirá en refugio de miles de inversionistas. Los movimientos de compra y venta de divisas a nivel mundial traerán correcciones fuertes mientras los mercados observan cómo se va desarrollando la reactivación durante 2022. Año de dólar fuerte.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA