Analistas 01/11/2020

Ecosistema exportador e innovador

La capacitación digital hoy en día es vital, por eso he realizado varios MOOC (Massive Open Online Course), entre ellos dos dictados por el Banco Mundial; “Financing for Development” que tomé el año 2015 y resaltó la importancia de la Inversión Extranjera Directa IED para financiar el desarrollo sostenible, y “Trading for Development in the Age of Global Value Chains” que terminé el mes pasado y destacó que las Cadenas Globales de Valor CGV llegaron a finales de los años 80 del siglo pasado, para quedarse como insumo determinante del comercio global y el desarrollo.

Al respecto gesté lo que he denominado “ecosistema altamente competitivo de exportación e innovación” que describo brevemente a continuación. En primer lugar, mencionar el preponderante rol que tiene el nivel de predictibilidad, apertura y harmonización sobre los fundamentales de un país, dado el contexto de constante cambio de los ambientes nacional, regional y global, evidente ahora en este momento de crisis sanitaria.

Por su parte mencionar que éste ecosistema es influenciado y estructurado por una condición dada que corresponde a la posición geográfica, en nuestro caso absolutamente privilegiada pero igualmente desaprovechada, junto a las condiciones reconfigurables entre las cuales están las políticas públicas, la gobernanza, la mejora de estándares y capacidades, las reformas proactivas, y la cooperación multilateral y bilateral; las cuales establecen el grado de competitividad relativa en los cuatro pilares o bases donde se desenvuelve su desempeño.

El primer pilar tiene que ver con el atractivo y calidad institucional, compuesto por la seguridad política y física, las condiciones legales y regulatorias, el esquema fiscal y tributario, la estabilidad macroeconómica, los derechos de propiedad intelectual y la seguridad en los flujos de información. El segundo pilar se relaciona con la conectividad de la infraestructura, integrado por las facilidades logísticas, es decir puertos, aeropuertos, autopistas, ferrocarriles, bodegas, así como zonas francas y zonas económicas especiales; junto a la tecnología de la información y comunicación disponible, dada por servicios intensivos de datos y conectividad digital.

El tercer pilar proviene de las condiciones de mercado dadas por su tamaño, los acuerdos comerciales, las cargas aduaneras al comercio internacional, las barreras arancelarias y no arancelarias, las fallas de mercado y la dotación de factores, la capacidad industrial doméstica, los laboratorios de certificación, y el clima de negocios para la IED y los clústeres de Pymes. El cuarto pilar, pero no el menos importante se deriva del capital humano y social, marcado por los esfuerzos educativos y laborales, relacionados con programas y presupuestos de formación, la disponibilidad de talento, habilidades y redes de conocimiento, junto a la normativa laboral y la fortaleza de mercado de trabajo entre otras.

De ahí en Colombia es urgente una reforma integral para el fortalecimiento industrial innovador y exportador, que la coloque a la vanguardia mundial.