Continuamos la elaboración de la propuesta de un Pacto Nacional para la Transformación de la Economía y del Estado. Utilizaremos como base aportes que en este momento hacen nuestros economistas.

Hablan de la necesidad de una reapertura económica gradual pero más acelerada, con mayor actividad empresarial y comercial para construir una etapa de prosperidad post - pandemia. Hacen énfasis en la necesidad de una mayor liquidez del Banco de la República a través del regreso a la emisión como herramienta monetaria, adecuado manejo de intereses y uso de las Reservas Internacionales.

Todos coinciden con un Plan de Exportaciones mucho más ambicioso, que no sea solamente del sector minero - energético. Hay que promover con agresividad nuevos productos exportables, con mayor generación de mano de obra, disminuyendo sus altos costos, de operación internos, derribando restricciones y el proteccionismo. Exportamos menos de US$1.000 cada colombiano y sin petróleo no llegamos ni a US$400.

Se va a requerir un mayor endeudamiento aprobado en el Congreso, entonces los partidos políticos impulsaran más apoyo a los sectores más pobres y al sector informal.

Calculan los recursos necesarios para fortalecer los sectores económicos más competitivos y construir un verdadero Plan de Generación de empleo formal y un Plan Exportador. Tenemos la más alta desocupación de los últimos 30 años. La inversión privada y extranjera tendrá que ser motivada para lograr metas de inversión más altas y dar un apoyo especial a la producción agrícola, y a las pequeñas y medianas empresas. Tendrán que superar el escollo de una baja demanda.

El desempleo es una consecuencia del manejo macroeconómico y falta de políticas adecuadas. Es inaceptable la explicación de falta de voluntad de la gente para trabajar. La gente rica tiene cómo vivir, pero la gente pobre no. Hay que atacar el tema del desempleo como la principal tarea del Estado.

Hacen énfasis especial en la inversión en Infraestructura con el apoyo de la Banca Internacional. Además, construir vivienda privada para buscar la dinámica económica que necesitamos.

Hay que aprovechar la crisis para promover la modernización de la economía con los cambios tecnológicos, innovación e impulsar una verdadera modernización. También concretar una ambiciosa reforma del Estado para su mayor eficiencia. Hay que construir un paquete de incentivos laborales y garantizar la seguridad alimentaria. La regionalización se debe fortalecer para una mayor responsabilidad de las autoridades locales.

Tendremos que estar muy atentos para que no se vayan a promover liderazgos autoritarios y populistas, que es lo que siempre ocurre en las etapas de recesión.

¿Un mayor gasto publico potencializará realmente el crecimiento de una economía deprimida y el empleo? Es la gran pregunta. Muchos lo rechazan de plano. Sin embargo, habrá seguramente muchas propuestas de expertos económicos para justificar la disminución de impuestos, lo cual dejaría al Estado sin los recursos necesarios para redistribuir el gasto hacia los más pobres.

La política fiscal en este momento es importante para dar estímulos fiscales de apoyar y ayuda para crear empleo mientras se reduce el déficit presupuestario. La meta principal es promover un mayor crecimiento lo más rápido posible.

Lo más importante es la tarea de todos en equipo: UN GRAN PACTO NACIONAL.