.
Analistas 17/04/2021

Sobre comunicaciones mercadológicas

Carlos Fernando Villa Gómez
Consultor de Mercadeo

Hace unos años el sicólogo y filósofo gringo William James dijo que “ser sabio es el arte de saber qué hay que pasar por alto”, el poeta y militar ibérico Bernardino de Rebolledo afirmó que “no sabe más el que más cosas sabe, sino el que sabe las que más interesan”, y según muchos, el ingeniero piloto norteamericano Clarence Leonard “Kelly” Johnson presentó el famoso principio Kiss (keep it simple stupid). Son frases que podrían ser base de las comunicaciones de mercadeo actual porque la incertidumbre y el desconocimiento de lo que seguirá cuando esto pandemia pase, ya es y será uno de los retos que tendremos que enfrentar, considerando como clave, entre otros, lo siguiente.

Expresarse con sencillez y contenido de valor, en un mundo sobresaturado de mensajes, recordando siempre la diferencia que es base del posicionamiento competitivo, porque siempre hay que repetir sin cansar, variando la forma, no el fondo, y entendiendo que con la constante del cambio, y la competencia creciente, se hace necesario reposicionar, estando en contacto permanente con el mercado para identificar el momento de hacerlo.

Dar a conocer el propósito de lo que se informa lo más claro posible, recordando que David Ogilvv aconsejaba no utilizar más de tres elementos en un diseño, porque cuanta más información contiene un anuncio, menos lo comprende la gente. Se ha dicho, por parte de los expertos, que un mensaje para que sea verdaderamente efectivo debe contener un elemento que sea el principal, y dos apoyos, como siempre expresó Ogilvy.

Comunicar experiencias positivas, debido a que la abundancia de oferta ha hecho que los clientes y prospectos busquen e identifiquen cada vez más beneficios que sean generados por vivencias, razón por la cual tantos se ocupan hoy del denominado marketing experiencial, del que tanto ha hablado Bernd Schmitt, para generar susurro y “free press”, que son los elementos que mayor nivel de credibilidad presentan en la actualidad; los comentarios de la gente, conocida y hasta desconocida, y las opiniones de quienes expresan lo que piensan en y los medios de comunicación, son cada vez más influyentes, para lo cual la Web, las redes sociales, los blogs, y otros medios digitales especialmente, tienen gran fortaleza.

Usar el humor, sin exagerar en su utilización, pues no se trata de entretener sino de emplearlo para hacer más agradable el mensaje, el cual siempre debe fundamentarse en el famoso y tradicional principio Aida, que quiere decir captar la atención, generar interés para que se despierte el deseo y haya acción, que sigue teniendo la vigencia de siempre.

Hay que recordar que la comunicación en mercadeo debe ser continua, es decir, no puede suspenderse, porque de hacerlo, se corre el riesgo de generar desinterés en el mercado, haciendo que la competencia pueda llevarse al cliente y cautivar los prospectos. Por ello hay que repetir, repetir y repetir, pero, como hemos dicho, sin cansar. Es algo que los humanos necesitamos, que nos repitan las cosas, pero bien, para mantenerlas frescas en la memoria y sostener el interés de acción. La antropología y las ciencias neurológicas han demostrado, desde hace bastante tiempo, que hay que hacerlo, utilizando los medios adecuados.