.
Analistas 06/02/2021

Marketing e innovación

Carlos Fernando Villa Gómez
Consultor de Mercadeo

Varias veces se ha dicho que lo que ha ocasionado la pandemia que vive el mundo desde hace cerca de un año, y que parece viviremos durante un buen tiempo, ha sido, es y será una época que como las grandes crisis, genera las grandes oportunidades que para el marketing se presentan en los mercados, sobre todo para el complemento que sobre esta actividad organizacional Drucker dijo que junto con la innovación son las dos funciones básicas.

El fundador de la empresa Strategyn con sede en San Francisco, Anthony Ulwick, a quien Philip Kotker llama el Deming de la innovación, autor de varios libros sobre el tema y otros sobre estrategias y más, escribió hace poco un artículo sobre los desafíos que impone la pandemia, orientando lo que debe hacerse, porque las oportunidades siguen presentándose y los mercadólogos “quebrándose” la cabeza tratando de encontrar las fórmulas que no existen, para hacer de la reinvención necesaria la base del éxito y el logro de los objetivos y las metas planteadas.

Reciente investigación realizada por la mundialmente reconocida consultora McKinsey presenta como hallazgos principales, entre otros, que 90% de los ejecutivos de grandes organizaciones piensa que la crisis covid-19 cambiará fundamentalmente la manera de adelantar negociaciones durante al menos los próximos 5 años, que 85% de los encuestados opina que la crisis tendrá un impacto duradero sobre las necesidades y deseos de los clientes durante el mismo lapso de tiempo, y que solamente 21% cree que cuentan con la experiencia, los recursos y el compromiso para crecer de manera exitosa.

Además, que 67% cree que está viviendo el momento más complicado de su carrera ejecutiva. Por su parte, la empresa dirigida por Ulwick encuentra después de análisis y entrevistas, que se necesita abordar de manera eficaz los cambios que están experimentando los clientes en lo que se refiere a variaciones en necesidades y deseos, por lo que se requiere responder rápidamente a cuestionamientos como qué novedades esperan los clientes como consecuencia de la crisis, cuáles han sido los cambios sobre la importancia de las ofertas que se les hacen, nuevas alternativas para que puedan vivir experiencias positivas, si los cambios de comportamiento y otros son temporales o permanentes, y si debe invertirse más ahora o esperar a que la pandemia pase.

Debido a que las circunstancias actuales exigen acción inmediata, sin parálisis ni demoras, es notoria la preocupación de la gente de marketing sobre posibles fallas por lo que se está implementando en la actualidad, pues menos de 20% de las innovaciones son exitosas.

Como alguien dijo, “estamos en una situación en la que tenemos que saber cómo la crisis está afectando todas las necesidades de nuestros clientes. Esto significa que tenemos que mirar rápidamente todo el sistema, desde la adquisición del producto hasta el rendimiento del mismo, y aprender dónde realizar las inversiones correctas. Sin margen de error, no podemos confiar en las prácticas tradicionales de innovación”.

La oportunidad radica en abordar las necesidades cambiantes de los clientes. Los mercados han cambiado, han surgido nuevas oportunidades y la carrera está en identificar esas oportunidades con nuevas soluciones; se necesita tecnología, pero bien aplicada y se requiere conocer y anticiparse a lo que esperan los mercados, es decir, saber innovar.