.
Analistas 03/02/2021

Educación: de la formación a la transformación

Beatriz Eugenia Luna
Docente de la Universidad de la Sabana

Aprovechando el inicio del año para establecer proyectos y metas, así como recordando el día internacional de la educación, que según la ONU se conmemora el 24 de enero y el artículo 67 de la Constitución Política de Colombia, que le otorga a la educación el alcance dual de ser un derecho y un servicio público, en unión de las enseñanzas, en especial por la pandemia del covid-19, estas son algunas consideraciones y propuestas con el fin contribuir al trabajo conjunto de la educación en Colombia:

Participación de la familia: el círculo humano más cercano a las personas es su familia nuclear y en un próximo nivel, el de la familia extensa. Se debe seguir fomentando la participación activa de la familia en los procesos educativos no solo de los niños, niñas y adolescentes, sino también de las personas adultas. El compartir espacios educativos entre el educando y su familia afianza el desarrollo de los procesos educativos, permitiendo mejores resultados. Por ejemplo, algunos estudiantes lograron el apoyo de sus familiares para recibir clases por video-llamadas y realizar las tareas, comprendiendo y valorando la importancia del rol de cada persona.

Mejora de convocatorias, grados, niveles o escalafones, remuneraciones e incentivos: se deben revisar y ajustar de forma integral los mecanismos, requisitos y evaluaciones en materia de convocatorias, grados, niveles o escalafones docentes con sus respectivas remuneraciones e incentivos. Esto se debe hacer tanto en instituciones públicas como privadas para que correspondan a las expectativas, las necesidades y las proyecciones no solo de los individuos, sino de las comunidades educativas y del país.

Fortalecimiento e innovación del sector: se debe continuar el fortalecimiento y la innovación del sector educativo en campos como el acceso, cobertura, disponibilidad, permanencia, infraestructura, metodologías, calidad y tecnología, sumando las herramientas para unos procesos idóneos de enseñanza-aprendizaje remotos, presenciales, mixtos, entre otros.

Estrategias para evitar deserción y aumentar vinculación: continuar con estrategias y aumentarlas en la búsqueda de opciones para no solo evitar la deserción escolar, tanto en los primeros niveles educativos cuanto en estudios técnicos, tecnológicos y universitarios, sino para aumentar la vinculación de estudiantes, como por ejemplo, lo que algunas universidades han llamado “matrícula 0”, la renovación y ampliación de becas, subsidios y descuentos.

Espacios para la inclusión: el sistema educativo colombiano presenta algunos avances en materia de inclusión, por lo cual se debe seguir con este progreso y ampliar programas, herramientas y alternativas para la población migrante, las víctimas del conflicto armado y distintas vulneraciones de DD.HH, la población con algún tipo de discapacidad, la población de excombatientes, la población en extraedad, entre otros grupos.

Ojalá estos planteamientos permitan continuar con la motivación y la acción conjunta entre los niños, jóvenes, profesores, directivas, y sociedad en general, pues la educación es uno de los campos esenciales y prioritarios para lograr el bienestar social. ¡La educación no solo forma, también transforma!