.
Analistas 13/02/2021

Expandir tu identidad

Aldo Civico
Antropólogo y estratega de liderazgo

La semana pasada enfoqué mi columna en la importancia que tiene para la próxima generación de líderes empresariales tener un sueño imposible que los inspire y guie. Imposible, como escribe en su último libro Steven Kotler, es una forma de innovación extrema. Durante cinco milenios, por ejemplo, para los humanos fue un sueño imposible volar, hasta que los hermanos Wright lograron el intento. El corto vuelo que hicieron con su Kitty Hawk entró en los libros de récords y décadas después se logró llegar a la luna. Hoy Elon Musk y otros están compitiendo para llegar hasta Marte. En nuestra época los grandes imposibles pueden comprender resolver el problema del cambio climático, o de la vivienda digna para toda la población mundial, o cerrar la brecha profunda de la desigualdad social.

Imposibles también pueden ser nuevas fronteras que tratamos de conquistar en nuestra vida personal o en nuestra carrera, cómo, por ejemplo, escribir un libro, emprender exitosamente, o crear riqueza para salir de la pobreza. Para mí, seguramente fue un sueño imposible, imaginar que yo pudiera salirme de la pequeña ciudad donde nací en Italia para terminar un doctorado en antropología en Columbia University y convertirme, el mismo año en que terminé los estudios, en el director de su prestigioso Centro de resolución de conflictos internacionales.

Era un “imposible” porque cuando empecé aquella aventura, no tenía ni el dinero, ni hablaba inglés, y tampoco la ambición de hacer un doctorado. Lo bonito de tener un imposible por realizar en la vida es que nos obliga a evolucionar y expandir nuestra identidad. Es decir, nos lleva a convertirnos en las personas, o las organizaciones, que logran realizar lo imposible. De un árbol que trae lindos frutos, la identidad representa el tronco sano y sólido sobre el cual se apoyan las ramas y el follaje.

Desarrollar tu propia identidad, lo que también es desarrollar tu marca, no significa solamente enfocarte en apalancar tus talentos y desarrollar nuevas habilidades. Es un trabajo que requiere, sobre todo, la expansión de tu núcleo interno. Esto es un trabajo que requiere un compromiso serio con tu crecimiento personal y espiritual. De hecho, cuanto más tu identidad está alineada con tu visión y propósito, más tendrás la energía y la motivación de perseverar, de seguir innovando, de improvisar, de aprender de errores y fracasos.

Es tu identidad actualizada como líder empresarial lo que te permitirá correr riesgos y tener el coraje para hacerlo. Pregúntate entonces, ¿qué líder empresarial tienes que ser para alcanzar tu visión imposible?, ¿qué identidad tiene que desarrollar tu empresa para alcanzar sus metas y su propósito?, ¿qué roles y responsabilidades tienes que asumir para lograr tu meta más alta? Ahora bien, una identidad sólida se apoya también en valores, criterios y creencias sólidas y de eso escribiré la próxima semana.