.
Analistas 18/01/2021

Buenas, para lo de las vacunas

Somos un país que jamás deja espacio para la rutina. En Colombia cada semana pasan cosas que en un país como Finlandia no pasarían ni en un año. Por ejemplo, confieso que no logré creer mis ojos cuando leí que el “mejor senador” de Colombia, el señor Jorge Robledo, inició un proceso judicial para obligar al Ministro de Salud a violar los acuerdos de confidencialidad que Colombia firmó con farmacéuticas mundiales dizque para “evitar chancucos” en el proceso de compra de las vacunas. Que Robledo no se haya enterado de que las farmacéuticas le están exigiéndole a todos los gobiernos del mundo que quieren comprar vacunas que firmen acuerdos de confidencialidad... En fin, sin palabras.

Las circunstancias de vender vacunas en medio de una pandemia son únicas, y exigen que el sector privado y los gobiernos logren tener conversaciones confidenciales para avanzar de la mejor forma posible en las negociaciones. Quizás lo que pasa es que el senador Robledo piensa que la vacuna contra el covid-19 se consigue en el Colsubsidio de la esquina. Que quede claro. Si los obstáculos judiciales funcionan, y Colombia se ve obligado a violar los acuerdos de confidencialidad que firmó con las diferentes farmacéuticas, nuestro país se quedará sin vacunas. Mejor dicho, si se logra el objetivo de Robledo, estaremos muertos. Pero bueno, al menos habremos demostrado que “somos soberanos”. Ahora, siendo realistas, que más se hubiera podido esperar de alguien que piensa que uno puede comprar el software que permite que funcione el gigante Uber en un semáforo cualquiera del centro de Bogotá…

Me llamó la atención también, no porque me extrañe, sino porque me parece demasiado descarado, que alias “Iván Márquez” haya decidido montarse en el bus del senador Roy Barreras para buscar la destitución del presidente Duque. Como todos los que leemos sabemos, en Colombia no existe la figura de revocatoria del presidente. Mejor dicho, lo que Barreras busca es un imposible, implicando que lo que quiere lograr Roy es que haya un golpe de Estado. Más o menos lo mismo que le critica el progresismo al presidente Donald Trump al negarse a aceptar el resultado de las elecciones. Pero en serio, Roy, qué vergüenza esos apoyos…

Alias “Iván Márquez” también colaboró la semana que termina para que el senador Gustavo Bolívar arreciara nuevamente contra el uribismo, al implicar que Márquez le hace la vuelta al uribismo al reaparecer desde su escondite en la selva. Señor Bolívar, le cuento. Que alias “Iván Márquez” siga pudiendo mandar mensajes amedrentadores mientras al tiempo exporta toneladas de cocaína de la mano del ejército de Venezuela es la tragedia del uribismo. Los uribistas siempre soñamos con la eventualidad de que criminales de lesa humanidad como alias “Iván Márquez” algún día pagarán por sus crímenes. Pero gracias a ustedes, los amigos “de la paz”, Márquez y compañía no están presos sino apoyando revocatorias espurias.

Pero terminemos con una nota positiva. Pocos lo saben, pero la semana pasada el director de Crédito Público César Arias logró financiar al Estado colombiano en los mercados internacionales al plazo más largo de la historia (los bonos vencen en 2061) y a la tasa cupón más baja de la historia (3.875%). Gracias al trabajo juicioso de Arias, Colombia se ahorrará un estimado de $22,750 millones en servicio de deuda cada año, dinero que se podrá utilizar en comprar más vacunas. Obvio, asumiendo que Robledo nos permita comprar las vacunas.