Aprender dos o tres idiomas, pensamiento innovador y adaptativo, alfabetización mediática y conocimiento de la big data marcarán la diferencia

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

La rápida evolución tecnológica y las nuevas necesidades de los mercados, sugeridas por la pandemia, han hecho que diferentes sectores de la economía se planteen los perfiles que serán necesarios para poder afrontar la reactivación económica y sobre todo sostener la idea de progreso y desarrollo económico y social del futuro.

De acuerdo con la organización Think New New Zealand, la cuarta revolución industrial, la virtualidad y los próximos diez años necesitarán de un personal capaz de crear, comunicar, liderar y ser resiliente. Este es el tipo de formación con la que deberán contar los colaboradores del mañana y lograrlo, se puede a través de una educación constante mediante experiencias de inmersión internacional.

Esta situación generada por el covid-19 ha hecho que los reclutadores y las organizaciones se den cuenta de la necesidad de tener en sus equipos personas con habilidades específicas y que sean capaces de sobrevivir y actuar ante la crisis y las situaciones adversas. En ese sentido, campos como la inteligencia artificial, las nuevas tecnologías, el internet de las cosas, la robótica y la analítica de datos son algunas de las áreas que están en búsqueda de nuevos talentos.

Sin embargo, los reclutadores han encontrado que en Colombia la oferta de personas que cuentan con estas habilidades es mínima, y es que según el más reciente estudio de la consultora ManPowerGroup ‘Cerrando la brecha de habilidades: ¿qué quieren los trabajadores?’ en Colombia el déficit de estos profesionales asciende a 54% y se mantiene estable desde hace 10 años.

No obstante, no serían únicamente las habilidades duras las requeridas dentro de la industria, por el contrario las tendencias en materia de selección apuntan a la búsqueda de profesionales integrales capaces de dominar desde lo más técnico, pasando por la experiencia, hasta el entendimiento de la misma inteligencia emocional. Por esta razón Think New aseguró que es importante, por un lado, mantenerse vigentes y, por otro, saber escoger el camino académico con el cual se fortalezca el perfil profesional de cada quien, necesario para la siguiente década.

De acuerdo con Simón Pérez, Consultor de selección en ManpowerGroup, aunque las habilidades y competencias dependen de las características de la organización y los lineamientos de la posición para la que se recluta, es importante resaltar que las competencias blandas como la facilidad para el aprendizaje y la adaptabilidad son altamente solicitadas por las organizaciones; “esto entendiendo que estamos en un mercado laboral que evoluciona constantemente que requiere de quienes puedan adaptarse a nuevos entornos y procesos” puntualizó Pérez.

Por otro lado, Javiera Visedo directora de educación de Education New Zealand para Chile y Colombia, enfatizó en que el proceso de selección comienza desde que se toma la decisión de qué estudiar y en dónde, pues según la directiva “La educación constante es la opción que toman las personas para adquirir nuevos conocimientos y seguir haciendo parte de la fuerza de trabajo”.

De la misma manera Visedo resaltó el papel que ha venido desarrollando el sistema educativo de Nueva Zelanda, pues en ese sentido, “el sistema educativo de Nueva Zelanda ha buscado estar a la vanguardia y trabajar en conjunto con las universidades para brindar a sus estudiantes internacionales de pregrado y postgrado los mejores estándares de formación que demanda la educación del futuro”.

En este sentido Pérez insistió en la necesidad de aprender un segundo y hasta un tercer idioma como forma de mantenerse vigente dentro del mercado laboral. Según el consultor aprender inglés o portugués podría incrementar hasta 40% los ingresos mensuales de los trabajadores colombianos, y potencializar su hoja de vida dentro de los motores de búsqueda. De la misma manera recalcó que aunque las carreras técnicas y tecnológicas empiezan a tener un auge dentro del mercado generando incrementos salariales hasta de 60%, es necesario contar con títulos profesionales para poder escalar dentro de la pirámide organizacional.

En contraste a lo anterior, Yvone Chan, Directora de relaciones externas de la Facultad de Diseño y tecnologías creativas de la Universidad Tecnológica de Auckland, amplió que “las prácticas que se están desarrollando en la universidad para la formación de los estudiantes de la siguiente década son cruciales. La institución busca tener líderes tecnológicos, a través del desarrollo de habilidades, por supuesto, técnicas y académicas pero también blandas como el liderazgo, la colaboración, comunicación, creatividad y pensamiento crítico”.

De acuerdo con el estudio ‘El futuro de los trabajadores, construido por los propios empleados: Hacer que la nueva normalidad sea mejor para todos’ realizado también por ManpowerGroup, en los próximos años las habilidades que marcarán la diferencia en los procesos de selección para colaboradores y líderes, son precisamente la comunicación, priorización, adaptabilidad, iniciativa, integridad, pensamiento analítico, interrelacionamiento, empatía, coaching y resiliencia.

Finalmente Danilo Rendón, director de desarrollo de negocios del Cesde, afirmó que dentro de los estándares de educación en Colombia aún no se ha visto la importancia de la movilidad internacional. Según el experto permitir que los estudiantes en caminos de profesionalización tengan contacto con el mundo exterior o fuera de sus zonas habituales, permite un entendimiento más amplio de las disciplinas y sobre todo el desarrollo de habilidades cruciales para el desempeño organizacional como el liderazgo, el manejo emocional, el manejo de crisis, la recursividad y el supervivencia en entornos hostiles, como pueden llegar a ser las organizaciones.

De ahí que para los reclutadores la experiencia internacional de los postulantes cobre mayor relevancia, y esto sumado a que los candidatos cumplirán por defecto los requisitos de idioma tan necesarios en la era profesional actual, finalizó Rendón.