.
ALTA GERENCIA El secreto a voces del desarrollo es la formación
martes, 7 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Stéphanie Lavaux

El desarrollo de la tecnología en las comunicaciones y en el acceso a la información hace que el mundo sea cada vez más pequeño, permitiendo así compartir avances, desarrollos e innovación y evidentemente creando nuevos imaginarios que cambian la forma de entender el entorno, las necesidades y la forma de interactuar con la sociedad. Por ello, es tan importante que las personas que tienen la responsabilidad de orientar las organizaciones vayan al ritmo del mercado, no solo en tecnología, procesos o productos, sino en la forma de administrar la organización y orientar a los colaboradores, trabajando juntos millennials, nativos digitales y los llamados baby boomers, para la construcción de equipos que se potencialicen y no se enfrenten por diferencias en su forma de entender el mundo.

La forma de incorporarse al cambio es entendiendo el por qué se da y no obstaculizándolo por no entenderlo, tratando de quedarse en lo que se conoce y ha dado resultado. El secreto a voces del desarrollo está en la formación especializada que permite que ese conocimiento se potencialice con las nuevas formas de desarrollo que construyen nuevos imaginarios, mejoran la productividad y humanizan las relaciones sociales y laborales.

Las universidades deben saber responder a estos retos de acompañar los dirigentes en su proyecto de vida y su trayectoria de crecimiento profesional y personal, ofreciendo un portafolio muy amplio de espacios de formación y reflexión sobre el quehacer diario del decisor, pero también sobre la persona que es, crece y aprende a lo largo de toda su vida. Desde formación continua hasta MBA o DBA, las universidades, a través de sus proyectos educativos, son los aliados naturales de las organizaciones y de sus ejecutivos para seguir transformando sociedad, nación y país; y para seguir cuestionándose y adaptándose en un entorno “glocal” (mezcla de global y local) cada vez más complejo.

La Universidad del Rosario, consiente de todas las oportunidades que existen para aumentar la competitividad y productividad en los líderes del país, desarrolla programas de actualización con metodologías prácticas y eficientes para la construcción de conocimientos que contribuyan a una mejor sociedad y un país con visión que vincule todos los segmentos de la sociedad. El diseño de los programas se caracteriza porque aporta a los participantes la forma de desarrollar sus competencias gerenciales, con un enfoque único basado en garantizar la calidad de vida de las personas que conforman su equipo de trabajo, recorriendo las habilidades blandas, en donde prima la formación del individuo a través de la conceptualización de las diferentes teorías, mejorando la visión empresarial y que sus decisiones aporten en la construcción de una nueva sociedad.

Las universidades se deben así de ofrecer muchos valores agregados para facilitarle a los líderes del país la oportunidad, como lo plantea la Universidad del Rosario, “de que su mejor experiencia sea la de seguir estudiando”, con diversidad de horarios, con trayectorias individuales y espacio protagónico para las mujeres emprendedoras, con profesores con alta experiencia gerencial, liderando reflexiones sobre temas actuales y privilegiando el compartir con líderes con visión diferente.