El Centro de Crecimiento Empresarial e Innovación nació en 2014 e impulsa pequeñas, medianas y grandes empresas en temas de co-creación y desarrollos tecnológicos

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co

Con más de seis años de experiencia, MacondoLab ha apoyado a más de 55.000 emprendedores de diferentes sectores para co-crear y desarrollar innovaciones tecnológicas. Según Paola Amar, CEO del Centro de Crecimiento Empresarial e Innovación, “ha sido un ejercicio conjunto en el que hemos hecho una labor de reinventar la forma como la universidad se relaciona con el sector productivo, hoy en Macondo trabajamos con las empresas en temas de inteligencia artificial y el big-data”.

El deseo de MacondoLab desde su nacimiento es llevar adelante el desarrollo de productos que estuvieran enmarcados en las necesidades de la modernización, la decisión de la alta gerencia, la globalización y las necesidades del sector empresarial.

LOS CONTRASTES

  • Reynaldo VillarealDirector de tecnología de MacondoLab

    “La situación económica que vivimos ha reforzado la posición competitiva de las empresas más innovadoras, con lo que se ratifica la necesidad de impulsar las iniciativas”.

Al igual que esa gran obra de Gabriel García Márquez, MacondoLab es un espacio que ha permitido crear un mundo para casi los 22.000 emprendedores del Caribe. Desde su desarrollo ese Centro de Crecimiento Empresarial de la Universidad Simón Bolívar, se convirtió en el acelerador número uno del país y la número 13 en América Latina, según un informe de Latam Acceleretor Report.

“Los principales temas en los que trabaja MacondoLab se derivan de dos focos, ayudar a crecer emprendedores y empresas a través de la innovación, y la segunda es transformar vidas, porque buscamos transformar las vidas de emprendedores”, indicó Amar.

Entre varios de los desarrollos que se encuentran en su trabajo están los servicios de inteligencia artificial, robótica y ‘Big Data’; la creación de apps y de softwares; prototipos entre muchos otros.

Aquél, también es un espacio de coWorking y de aprendizaje para los jóvenes que llegan con sus deseos de generar nuevas cosas y así se han logrado sacar adelante emprendimientos como Phycore, que desarrolló un sistema de limpieza de agua a partir de algas que se adaptan al ecosistema; Mary, un modelo de inteligencia artificial que por medio de conversaciones con los usuarios detecta si se sufre de ansiedad o depresión. O PATRii, que es un sistema que simplifica el diagnóstico de glaucoma.

La CEO indicó que actualmente se trabaja a partir de tres grandes líneas de trabajo: el corporativo, que es la planeación estratégica de empresas medianas y grandes. El proceso de marketing en las empresas jóvenes, ya que son empresas recién constituidas en el mercado y hay que mejorar sus productos y procesos de mercadeo, y por último el apoyo de emprendedores en el desarrollo e innovación que estén a la vanguardia de las nuevas tecnologías.