Más de 70 mujeres en Bogotá han trabajado en los proyectos.

Valerie Cifuentes

El Laboratorio de Innovación para la Paz de la Universidad Nacional ha venido trabajando en tres proyectos con más de 70 mujeres víctimas del conflicto armado, ubicadas en Bogotá, con el fin de facilitar los procesos de la memoria sobre los diferentes tipos de violencia que han tenido que enfrentar.

Estas iniciativas que trabajan con personas que desconocen sus derechos como víctimas, también tienen apoyo del colectivo ‘Hijos e hijas del sol’ iniciativa de estudiantes de la UN quienes llevan sus conocimientos a la práctica mediante la educación popular.

El equipo de trabajo de este colectivo está conformado por 15 personas, entre ellos hay estudiantes y docentes de la Pedagógica, Distrital y Nacional.

Las tres iniciativas que se conocen como cuarto de la reconciliación, manos amasando la paz y chiros de la memoria, le permiten a las mujeres participantes exponer sus propias versiones del conflicto armado a través de lo que hacen.

Con el primer proyecto en mención se busca consolidar un espacio físico en el que se desarrollen diferentes iniciativas que sirvan de base para comercializar los productos y como lugar de reunión para talleres como el de marroquinería, a cargo de Rosa Roja, iniciativa donde trabajan víctimas del conflicto y reincorporados para elaborar artículos de cuero, como portadocumentos, llaveros, tarjeteros, billeteras y cinturones.

El segundo de estos, manos amasando paz, de acuerdo con la Universidad Nacional está encaminado a trabajar temas relacionados con el género mediante figuras diseñadas con la técnica de porcelanicrón. En este, “lo ideal es que ellas hagan sus propias propuestas; hasta el momento se ha logrado cerrar un primer negocio asociado con la elaboración de unos pines que serán empleados en una jornada de reconciliación” resaltó la Universidad.

En el caso de chiros de la memoria, a través de la creación de muñecos de trapo se busca que las mujeres realicen un ejercicio de memoria de los hechos que vivieron en el conflicto armado y de los cuales fueron víctimas.

Esta propuesta quiere además que se dignifiquen sus muertos y que las participantes se reconozcan como sujetos de derecho y que encuentren formas de generar ingresos.

Por último, otra iniciativa es lencepaz que espera fortalecer las habilidades en la elaboración, producción y comercialización de objetos de lencería.

Iniciativa Rosa Roja busca ser pequeña empresa
De acuerdo con la Universidad Nacional, esta propuesta fue una de las ganadoras en el Laboratorio de Innovación para la Paz que en 2018 logró estímulo de US$1.000 para consolidarse como pequeña empresa. Para Ángela Herrera, estudiante de la Nacional y líder del proyecto en el que trabajan cerca de 20 personas (12 víctimas y ocho reincorporados), el proyecto nació como una idea de crear paz por medio del diseño y la moda, además para darle oportunidades a las víctimas y reincorporados y crear reconciliación.