La generación de electricidad a base de carbón se redujo 32% durante 2019 y 60% respecto a la cifra de 2012

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

El cambio climático es un tema permanente en las agendas internacionales. Y aún más cuando gran mayoría de los países le apuesta a la transformación energética para reducir su impacto en el medio ambiente.

La Unión Europea no se queda atrás y trabaja en dicho proceso que ya está mostrando resultados, pues la producción de energías renovables llegó a máximos históricos. Además, la región redujo en 12% las emisiones de dióxido de carbono durante el año pasado, de acuerdo con un estudio realizado por las firmas Agora Energiewende y Sandbag. El informe también señaló que la disminución de dichas emisiones desde 2012 es de 32%.

En cuanto a la generación eléctrica, la proveniente del carbón se redujo 32% en 2019 y es 60% más baja que las cifras de producción registradas en 2012 con 218 vatios por hora durante el año pasado frente a 546 que se registraron hace ocho años, cuando la cifra inició su descenso.

Actualmente las energías renovables producen 34,6% de la electricidad de Europa: la energía solar representa 4,2% de la producción total de renovables; seguida de la biomasa, proveniente del aprovechamiento de los recursos de materia orgánica o industrial con 6,2%. La eólica ocupa el tercer lugar con 13,4% de participación; otras energías renovables sin incluir la hidráulica representan 9% del total; y las fuentes hidráulicas generan 10,8% de la energía.

En total, la producción energética europea está concentrada en el fortalecimiento de las energías renovables, que son amigables con el medio ambiente. En 2019 estas pasaron de producir 32,8% de la energía de la Unión Europea a 34,6% del total. El resto de la generación la representan las fuentes nucleares (25,5%); gasíferas (21,7%); térmicas producto del carbón (6,8%), del litio (7,8%) y de fósiles (3,6%).