La Ruta 90 de cine colombia mantendrá su operación durante este año

Johan Chiquiza Nonsoque - jchiquiza@larepublica.com.co

La industria del cine en Colombia movilizó durante el año pasado un aproximado de $552.761 millones, alcanzando una cifra récord en taquillas. Estas estadísticas han sido suficientes para que las compañías responsables de la exhibición de las películas también abran espacios en los que respondan a poblaciones vulnerables, buscando que el séptimo arte sea más accesible para todo tipo de comunidades.

Entre los planes de responsabilidad social que manejan las principales cadenas, el eje se encuentra en brindar acceso al cine a sitios donde no se puede montar una sala o a dar un uso apropiado de las basuras o residuos que se desprendan a partir de lo consumido en este tipo de escenarios.

En el país, la cadena de cine con una operación más voluminosa es Cine Colombia. Gracias a esto, la compañía lanzó en 2017 su campaña Ruta 90, en conmemoración de sus 90 años de operación, mediante la cual buscaba llevar las salas de cine a las poblaciones menos favorecidas por medio de automotores capacitados para suplir las pantallas presentes en las grandes superficies.

Actualmente, el proyecto se mantiene en pie y ha llegado a 309 poblaciones, pertenecientes a 249 municipios, distribuidos en 28 de los departamentos de la geografía nacional. Según explicó Munir Falah, presidente de Cine Colombia, para este tercer año “La meta no es solo llegar a cada departamento sino llegar al mayor número de vulnerables posibles”.

Además de esto, Falah explicó que se está trabajando en una iniciativa conocida como Cineco Social, por medio de la que se ha llevado a más de 1 millón de niños a salas de cine, en alianza con organizaciones como el Icbf.

“Trabajamos muy de la mano con cerca de 600 entidades dedicadas a este servicio, aprovechando la infraestructura de cines que tenemos en todo el país, tratamos de llevar primordialmente a niños y niñas de la primera infancia que jamás han pisado una sala de cine y les damos una tarde de entretenimiento”, indicó el presidente de Cine Colombia.

Sin embargo, esta compañía no es la única que brinda esfuerzos para que las poblaciones menos favorecidas. La cadena Royal Films realiza año a año donaciones en especie para que los niños tengan acceso a las salas de cine, enfocándose principalmente en funciones dirigidas hacia el ‘edutaiment’ o entretenimiento educativo.

“Hoy en día trabajamos con comunidades vulnerables que no tienen acceso al entretenimiento del cine. En este orden de ideas apoyamos a fundaciones que a nivel nacional nos contactan, dando acceso a nuestros teatros y aportando para que conozcan sobre cine”, comentó Andrea Velilla, directora comercial de la compañía.

Por su parte, las cifras más recientes de Cinépolis señalaban que en el país han sido más de 6.000 los niños y niñas en situación de vulnerabilidad que se han visto beneficiados por medio de las campañas de responsabilidad social que se manejan desde su casa matriz, en México, mediante las que, al igual que las demás compañías, se ha buscado llevar el cine a poblaciones que usualmente no tienen acceso a este arte en ciudades como Bogotá, Cali, Envigado y Barrancabermeja.

En la región, los resultados de esta compañía son aún mayores. Esto, puesto que, por medio de la Fundación Cinépolis, la cadena se ha encargado de llevar el séptimo arte a más de cinco millones de niños y adultos, además de colaborar con 47.000 cirugías por medio del programa “Del amor nace la vista”. Entre los hitos de la compañía, estuvo llevar su programa Ruta Cinépolis a Haití, durante 2010, luego de que ocurriese el terremoto en dicho país.

Cinemark también se ha hecho presente en la búsqueda de la masificación del séptimo arte en las poblaciones de menores recursos. Para ello, la compañía trabaja de la mano con diversas fundaciones para realizar funciones especiales para niños y niñas que no cuentan con la facilidad para ir a cine.

“Cinemark Colombia pretende brindar una experiencia diferente a la problemática que enfrentan miles de niños y niñas, que por las difíciles condiciones de vida no pueden acceder a educación o están expuestos a riesgos”, sentenció la compañía por medio de un comunicado, reforzando el concepto de su gerente general, Pablo Umaña, quien señaló que se han beneficiado cerca de 1.200 niños en los últimos dos años en estos programas.