sábado, 28 de noviembre de 2020

La tesis de King sobre los goles de Maradona, de la que mucho se habla por estos días, reflexiona sobre lo apropiado de mantener la línea recta en las decisiones monetarias

EditorialLR

Mervyn King fue gobernador del Banco de Inglaterra por 10 años, su nombre se ha puesto de moda por estos días de luto por la muerte de Diego Maradona, porque en la reunión anual de la Cass Business School de la City University of London, del 17 de mayo de 2005, habló de la “Teoría Maradona de tasas de interés”.

Puede sonar frívolo u oportunista, pero no es ninguna de las dos cosas. Dice King -tal como lo recordó Financial Times- que los dos goles que anotó el argentino contra Inglaterra en el Mundial de 1986 sirven para explicar cómo se han modernizado los banqueros centrales y cómo repercuten sus decisiones en el mercado. “El primer gol de la ‘mano de Dios’ fue un ejercicio del antiguo enfoque de ‘misterio y mística’ de la banca central. Su acción fue inesperada, inconsistente en el tiempo y contra las reglas. Tuvo suerte de salirse con la suya (...) fue un ejemplo del poder de las expectativas en la teoría moderna de las tasas de interés (...) Maradona corrió 60 metros desde su propio campo eludiendo a cinco jugadores antes de colocar el balón en la portería inglesa. Sin embargo, lo verdaderamente destacable es que corrió prácticamente en línea recta”.

Actuar conforme a lo esperado o ser evidente puede generar efectos inesperados pues siempre se espera de la política monetaria otro tipo de giros con base en la lectura del entorno. Ayer el Banco de la República decidió mantener las tasas de interés en 1,75% y no seguirlas bajando, tal y como es el permanente clamor del Gobierno, los bancos, los gremios y los mismos consumidores. Utilizar las tasas de interés como instrumento de política monetaria es la esencia de todos bancos centrales del mundo e ir contra las expectativas del Ejecutivo, gremios, banqueros y consumidores puede producir efectos.

Lea el informe completo de King aquí.

El Emisor colombiano está apegado a la “teoría maradoniana”, pues era previsible que con los datos de inflación, la pobre demanda de créditos y la lenta recuperación, lo mejor sea mantener las tasas y meter las expectativas de dinero más barato en el congelador y las aspiraciones del Ejecutivo en una calma chicha; aunque el deber ser y la reactivación necesiten tasas de 1% como está pasando en el mundo.

A los codirectores del Emisor local les falta esa aproximación “inesperada, inconsistente en el tiempo y contra las reglas” para lograr los objetivos de una pronta recuperación de la economía.

“¿Cómo puedes vencer a cinco jugadores corriendo en línea recta? La respuesta es que los defensores ingleses reaccionaron a lo que esperaban que hiciera Maradona. Como esperaban que se moviera hacia la izquierda o hacia la derecha, pudo seguir recto (...) La política monetaria funciona de manera similar. Las tasas de interés del mercado reaccionan a lo que se espera que haga el banco central”. El Banco de la República puede influir en la trayectoria de la economía post-covid si sabe leer el contexto y medir las necesidades.

King concluye con la idea de que “así como Maradona no podía esperar anotar en todos los partidos corriendo hacia el arco en línea recta, la política monetaria no puede esperar cumplir con la meta de inflación dejando las tasas de interés oficiales sin cambios indefinidamente. Las tasas siempre deben establecerse de manera que sea coherente con la estrategia general de mantener la inflación encaminada para alcanzar la meta; algunas veces eso implicará cambios en las tasas, otras no”.