.
EDITORIAL Petróleo y oro, entre realidad y emociones
viernes, 14 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hay que buscar los mensajes subyacentes en el mercado para hallar causas y consecuencias de esta coyuntura. 

Por más sorpresa que haya, nadie puede desconocer la realidad de la caída de los precios del petróleo: en solo unos meses el valor del crudo se ha reducido en más de 20% y sin duda las condiciones no daban para que ello fuera así, pues un conflicto en Medio Oriente y otro con Rusia, una de las grandes potencias energéticas, darían en otros tiempos para que subiera.

Hay explicaciones de la situación e incluso para que así se mantenga en 2015. La más importante, el débil comportamiento de la economía que demanda menos crudo con una oferta que se mantiene arriba porque muchos países, comenzando por Estados Unidos, han subido sustancialmente su producción gracias a técnicas como el fracking. La situación también ha dado espacio para la especulación y las historias de ficción. Tales como, que la baja es producto de un complot entre Estados Unidos y los árabes, que no quieren que la producción se reduzca para golpear a sus enemigos.

Sea cual fuere la interpretación, lo cierto es que el precio se mantiene en descenso, pero antes de finalizar este mes, un hecho podría cambiar las cosas: el 27 de noviembre, la Opep pondrán a prueba su poder y disciplina en una reunión que ha generado una gran expectativa. Solo a partir de ese momento se podrá hablar sobre el futuro petrolero y de sus implicaciones. Dada la tensión generada, parece haberse olvidado lo que en otrora era una gran noticia: lo que ha pasado con el precio del oro, que ha caído. La onza se cotiza en US$1.100, cuando solo hace unos meses estaba en US$1.400 y hace siete años rondó los US$2.000.

¿Qué pasado con el oro? La economía de Estados Unidos presenta una gran recuperación, lo cual ha fortalecido su moneda y debilitado al oro, la inflación se mantiene muy baja lo cual implica no recurrir al metal como protección. La Reserva Federal tomó la decisión de detener las compras de activos y mantener la tasa de interés y esto resta demanda por el oro. En forma paralela, el gran desempeño de los mercados bursátiles en las últimas semanas es un castigo para el precio del metal precioso, pues los inversionistas prefieren las acciones que otorgan liquidez. Pero no solo son causas reales, sino que también hay emociones, como la de los inversionistas que prefieren salir del metal creyendo que el dólar se fortalecerá y es mejor refugiarse en los bonos del gobierno de Estados Unidos. 

Lo que está pasando con los precios internacionales del petróleo y oro, no se debe exclusivamente a los movimientos de los mercados que en forma acertada analizan los economistas y expertos, sino que también es resultado de un fenómeno poco estudiado como son las expectativas, que juegan un papel determinante en la economía global.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/09/2021 El covid ha muerto, larga vida al covid

Las cifras de muertes por el covid siguen en retroceso, mientras el mundo siente en pleno la llegada de la normalidad, pero más allá del anhelo, hay cosas que llegaron para quedarse

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

MÁS EDITORIAL