.
EDITORIAL

La inflación puede dañar la fiesta económica

miércoles, 13 de octubre de 2021

Si los precios no caen en los últimos tres meses del año la discusión del salario mínimo va a estar para alquilar balcón, una situación que puede llevar al traste la recuperación en 2022

LR

La discusión del salario mínimo comienza este año de manera anticipada, esta semana se dará una primera reunión informal de la Mesa de Concertación Laboral para sondear las fuerzas tripartitas, es decir, trabajadores, gremios y los ministerios de Hacienda y Trabajo. Las cosas se muestran complejas dadas las cifras de inflación que presenta la economía colombiana a estas alturas del año, sin lugar a dudas, una resurrección inesperada que acecha la recuperación y que pocos tuvieron en cuenta.

La variación de los precios entre septiembre de 2020 y el mismo mes de este año, va en 4,51%, medio punto por encima de la meta techo fijada por el Banco de le República, que tuvo que elevar las tasas de interés 0,25 puntos hasta 2% para salirle al paso al costo de vida que está creciendo de manera sorpresiva, máxime cuando todos los ojos estaban puestos en la buena recuperación del consumo, la dinámica industrial y el alza de las exportaciones.

Incluso, la banca multilateral, las firmas calificadoras de riesgo y las distintas universidades, como los centros de investigación económica, han revisado al alza sus pronósticos de crecimiento del PIB, incluso hasta dos dígitos. De ser así, sería la primera vez en medio siglo que la sumatoria de la producción de bienes y servicios esté cerca o por encima de 10%. Si se mira la variación de los precios entre enero y septiembre, va en 4,33%; los porcentajes mensuales no bajan de 0,3%, muy altos si se comparan con los del año pasado, cuando la economía estaba en medio de la incertidumbre de la pandemia.

La resurrección de la inflación no es un asunto exclusivo de Colombia, incluso en países de histórico manejo ortodoxo de sus fundamentales es una realidad como la Unión Europea y Estados Unidos. En otros mercados emergentes simulares a Colombia, como México, Chile y Perú, las cosas no son diferentes y los bancos centrales también han tenido que intervenir la escalada de precios subiendo tasas de interés.

El remedio puede ser peor que la enfermedad, se precipitaron los emisores al elevar el costo del dinero en un momento en el que la gente necesita dinero barato para volver a consumir y desatrasarse en varias compras. Pero las alarmas sobre el impacto de la inflación en la recuperación vienen por otro lado, especialmente en Colombia, en donde se espera hasta diciembre, cada año de manera religiosa, la discusión del salario mínimo.

Si la variación anual de los precios está por encima de los escenarios del Banco de la República, máxime en un año electoral, el incremento del mínimo será el caballo de batalla de las centrales obreras y la oposición política; seguramente, muy por encima de la inflación esperada que debe ser entre 2% y 4%, como ha sido tradicionalmente; así las cosas el punto de partida de incremento también estará cerca de los dos dígitos, 8%, 9% o 10%, pues se le va a cargar la dosis de recuperación del ingreso después de casi dos años de pandemia y el empobrecimiento de las personas.

No será una discusión fácil en la que gravitará la productividad, un indicador que revelará en tres semanas Planeación Nacional y el Dane y que será multifactorial, un cambio bien polémico pues la productividad laboral no será medida en un año en donde la recuperación no fue a paso lento y este 2021 es muy distinto a 2020. El punto a tener en cuenta es que ojalá sea un incremento que piense en los trabajadores, pero también conserve el empleo y las inversiones de las empresas.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar

Editorial 15/05/2024 Otro problema a la vista, no hay tantos bebés

El WSJ alerta sobre la caída de la tasa de natalidad y las consecuencias económicas, sociales y políticas de un problema que puede cambiar las dinámicas globales en dos décadas