jueves, 26 de noviembre de 2020

El Consejo Privado de Competitividad recomienda hacer cambios estructurales para avanzar en las reformas pendientes, muchas de las cuales no van para ninguna parte pronto

EditorialLR

Aumentar el recaudo de impuestos, hacer una reforma laboral y modernizar el sistema pensional son los tres imperativos que le aconseja el Consejo Privado de Competitividad al Gobierno Nacional para avanzar en términos de competitividad.

Si bien son sugerencias bien intencionadas, pues nadie duda que se necesitan más ingresos tributarios, fortalecer el empleo formal e incrementar la cobertura y protección de la vejez, las conclusiones solo se limitan al “qué hacer”, pero no dicen el “cómo hacerlo”.

Y lo que no tiene en cuenta el Consejo es que poco a poco se está armando un verdadero trancón de reformas pendientes que no le permiten al país subir en los listados internacionales de competitividad. Todos los consejos y datos se van acumulando en el legislativo, mientras el país no solo no avanza, si se compara con sus pares en la región, sino que pierde puestos cada año y la brecha entre exportaciones e importaciones, por ejemplo, sigue aumentando, dejando un déficit que va a ser muy complicado disminuir en la próxima década.

Además de los temas de impuestos, los laborales y las pensiones, el Consejo también aborda la educación y la oferta exportadora, dos nuevos temas que parcialmente tienen que ver con el Congreso, pero que pueden desarrollarse desde lo privado sin pasar por las manos de los congresistas.

También se habla del fortalecimiento institucional; la sostenibilidad ambiental; la conectividad e infraestructura; la inserción a las cadenas globales de valor, y mayores habilidades pertinentes. Toda una lluvia de reformas pendientes sobre las que hay no solo suficiente ilustración sino sensibilización, pero nada avanza y el sector productivo tampoco ha desarrollado un plan ambicioso para hacerlas realidad.

No hay una hoja de ruta en la que participen varios sectores con el objetivo de sacar estos pendientes adelante y no seguir dando recomendaciones, sino comunicando acciones concretas.

Nadie pone en duda que se necesita un sistema tributario más eficiente y equitativo y que más personas tributen de acuerdo con sus ingresos, pero no se va más allá de la simple enunciación de los problemas. Solo se queda en la fase de diagnóstico.

La pandemia cambió la agenda global, obligó al Gobierno Nacional a endeudarse y a aplazar el trabajo con el legislativo, pero ahora lo más necesario son los esfuerzos conjuntos para acelerar reformas y descontar el tiempo perdido que superará los 12 meses en los que se ha estado solo concentrados en manejar la crisis del covid-19.

El Consejo Privado debería liderar un gran pacto, una alianza, una fuerza social para desatrancar las reformas pendientes, no simplemente enunciarlas, tal y como se viene haciendo desde hace décadas. Es un momento de ayudar a reactivar la agenda país en todas las materias: impuestos, pensiones, educación, ambiente, desempleo, etc., todos son temas urgentes que requieren una labor a fondo por parte del sector productivo en asocio con el Gobierno Nacional.

Nadie duda que hay un atasco de reformas pendientes para recuperar y saltar en términos de competitividad; lo que se necesita son ideas para avanzar, para trabajar con el Congreso, los gobernadores y los alcaldes. No se puede dejar al Gobierno Nacional solo en medio de tantos problemas, hay cosas que están sobre diagnosticadas y el aporte privado es crucial.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 26/01/2021 En vacunación es mejor ser gregario que líder

En pocas semanas el país enfrenta uno de los retos más complejos en términos de logística médica que ha experimentado en su historia: la gran vacunación que pondrá a prueba a todos

Editorial 25/01/2021 Se acabó enero y las cosas no se enderezaron

Entramos en la última semana del primer mes del año y los toques de queda indiscriminados en las principales ciudades se convirtieron en el peor enemigo de la reactivación

Editorial 23/01/2021 Hay que empezar a hacerle las cuentas al covid

En casi un año este flagelo se convirtió en uno de los factores de muerte más importantes y, hoy, cuando se empieza a ver la luz al final del túnel, es necesario empezar a sacar cuentas

MÁS EDITORIAL