.
EDITORIAL Es necesario un marco laboral más competitivo
jueves, 14 de mayo de 2020

No se entiende por qué el Congreso no ha avanzado en una reforma laboral que le de otras herramientas a las empresas y a las personas para enfrentar la nueva realidad

Editorial

La inmensa mayoría de los colombianos está trabajando, intentando ser productivo en un entorno nuevo para sus destrezas. Tanto el tele estudio como el teletrabajo ahora son realidades que antes eran vistas como “posibilidades”, pero nunca como realidades o únicos caminos; pero mientras esto ocurre, el Gobierno Nacional y el Congreso de la República no han entendido que el país necesita de una reforma laboral urgente que interprete la nueva normalidad; a ambos poderes “los árboles no les dejan ver el bosque” y no han sido capaces de proyectar el país empresarial que se empieza a tejer desde este próximo segundo semestre y que será una realidad para los años venideros.

Las empresas y los trabajadores necesitan un nuevo marco laboral en donde las tecnologías sean el epicentro, no las oficinas como hasta hace tres meses; el efecto covid-19 será muy duro con las instalaciones tradicionales y las que se estaban poniendo de moda con el coworking, en las que todos eran iguales y estaban expuestos a cientos de contactos diarios con personas desconocidas.

No es que vuelvan los cubículos de los años 80 y 90, pero sí es cierto que los entornos laborales ya cambiaron, y quienes deben dar los marcos jurídicos de esa nueva normalidad no se han enterado. El espacio laboral es quizá lo de menos. Los grandes problemas en las empresas ahora son los horarios y las herramientas dispuestas para cumplir con las labores contratadas por un empresario.

No puede ser posible que el país desaproveche esta situación de cuarentena para que el trabajo por horas sea reglamentado de una vez por todas; no hay necesidad de que las personas en medio de un creciente desempleo tengan que contratarse por 48 horas exclusivas a la semana, pudiendo acceder a distintos trabajos por horas, tal como sucede en otros países; claro está, que esas horas deben tener cargadas la seguridad social: pensiones, salud, riesgos laborales y todo lo que conlleva un trabajo que se paga cada mes.

Para grandes problemas, grandes soluciones, reza el dicho popular y la oportunidad que ha desatado la pandemia mundial debe ser aprovechada para interpretar los nuevos marcos laborales, en los que el teletrabajo es sólo una manera de contratación, también está el tiempo y el lugar con todas las connotaciones legales.

No podemos negar que el primer semestre del año se va a esfumar en medio de discusiones de cómo sobrellevar la pandemia, lo que deben hacer los congresistas y el Ministerio de Trabajo es ser audaces y brindarle a los empresarios y los trabajadores colombianos nuevas normas y formas de contratación; máxime, ahora que se espera un crecimiento del desempleo superior a 15% y que dejará en la calle a más de cuatro millones de personas.

El otro punto a estudiar es la reinvención de las cesantías y su necesaria transformación a un subsidio al desempleo que saga de un ahorro de cada trabajador en sus tiempos laborables; no hay nada más desvirtuado en Colombia que el concepto de cesantía, pero nada más útil en momentos de dificultades.

Hay un reto gigante y es ser capaces de aceptar que las cosas cambiaron en el mundo laboral y que hay nubes grises que han emergido en la cuarentena, tales como el subsidio de transporte, el uso de los servicios públicos domiciliarios para la oficina, las dotaciones, entre otras cosas que deben analizarse desde ya.

MÁS DE EDITORIAL

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

Editorial 16/06/2021 El regreso de una nueva normalidad

Nada volverá a ser lo mismo que antes para Colombia, no sólo comparado con la vieja normalidad, sino por las cicatrices de unos 50 días de bloqueos y protestas

MÁS EDITORIAL