.
EDITORIAL

El momento del Banco de la República

viernes, 19 de abril de 2024

Avanza la idea de que el Emisor maneje la fiducia que contiene el grueso de las pensiones de los colombianos

Foto: Gráfico LR

Avanza la idea de que el Emisor maneje la fiducia que contiene el grueso de las pensiones de los colombianos, una idea que da confianza, pero que puede tener preguntas

Editorial

Todo parece indicar que la reforma pensional está más que cuadrada y que su avance en el Congreso de la República es ineludible. Y es que, de las tres iniciativas del Gobierno Nacional, al lado de la de salud y la laboral, era en lo pensional en donde había un común denominador: nada distinto a que es una necesidad generacional y que implica repensar el papel de los fondos privados de pensiones originarios del sistema actual en 1993. Ojalá en los debates próximos, los congresistas la reenfoquen y le metan otros asuntos como la formalización, es decir, que se privilegie en la reforma pensional menos a los colombianos que viven de los subsidios y más en los trabajadores que ahorran para las pensiones, que no es nada distinto a que tenga un aroma más de formalización que de informalidad. Los cuatro pilares sugeridos por los autores de la iniciativa gubernamental, (solidario, contributivo, semicontributivo y voluntario), tienen pesos distintos en las finanzas públicas; el contributivo aporta y el voluntario también, al tiempo que el semicontributivo en algún momento aportó a su pensión, pero es el solidario el que puede subsistir si se aumenta y se trabaja más en contra de la informalidad, palabra que no aparece en toda la reforma. Los fondos privados de pensiones administran más de $415 billones producto del ahorro pensional de casi 20 millones de trabajadores; $350 billones de ese monto es de personas que cotizan hasta 3 salarios mínimos, recursos que pasarán a un fondo de ahorro; cifra que puede disminuirse porque la iniciativa que pasó por el Senado bajó el umbral a 2,3 salario mínimos, casi 55% de los trabajadores. Lo que significa una oxigenación de los fondos privados de pensiones que deberán revisar sus márgenes y sus inversiones de cara a la nueva realidad. Lo cierto es que el panorama pensional en Colombia no era distinto a que durante el comienzo de la vida productiva de las personas que apenas empezaban a trabajar, escogían un fondo privado, pero una vez las mujeres cumplían los 47 y los hombres los 52, se pasaban a Colpensiones; una asimetría que va a desaparecer. En ese orden de situaciones, ha entrado a jugar el rol del Banco de la República para que sea la entidad que maneje la fiducia del fondo pensional; de tal manera que no se quede en manos de Colpensiones y mucho menos en ingresos corrientes de la Nación en forma de presupuesto. Uno de los mayores temores del sector productivo, la academia y los centros de pensamiento. El problema es que en lo que resta del año, el Presidente (como todos los anteriores) tiene la potestad de cambiar a dos de los codirectores, de tal manera que alcanzará la mayoría para dar línea en el banco central, pues en la actualidad tiene al jefe de la cartera de Hacienda, a un codirector ya nombrado en esta administración y a los dos que ineludiblemente cambiará. Y más adelante vendrán vencimientos de periodos de algunos de los actuales. Hay que apostar a que las personas que lleguen al Banco sean, como ha sido hasta ahora, garantía de independencia con el Ejecutivo que los nombra, así las críticas técnicas por el manejo de las tasas, sea una de las constantes. Poco a poco, llegará el momento de un nuevo debate en torno a las personas que están en el Emisor, su formación y su idoneidad, máxime ahora que les van a entregar las pensiones.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/05/2024 ¿Qué va a pasar con el sistema de salud?

El retiro voluntario de Sura y Compensar, más la intervención de Sanitas por parte del Gobierno, configura la reinvención del sistema de salud, sin propuestas a la vista

Editorial 28/05/2024 Al país político le están poniendo la agenda

Ahora resulta -se empieza a percibir- que la gran necesidad de Colombia es una constituyente o un referendo, idea instalada por adoradores del poder y el dinero público

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados