viernes, 27 de marzo de 2020

Las solicitudes de ayudas en Estados Unidos y los permisos para despedir en España son dos de los efectos iniciales del paso por el mundo del Covid-19 que crece sus estragos

EditorialLR


Las consecuencias económicas del Covid-19 en todos los países se empiezan a observar en los indicadores del desempleo: en España los llamados Erte o Expedientes Temporales de Regulación de Empleo realizados por las empresas se dispararon en cerca de 225.000 y afectan a más de 1,7 millones de trabajadores y en Estados Unidos las solicitudes subieron a marzo a más de tres millones de personas respecto a la semana previa, cuando solo se presentaron 282.000 nuevos pedidos.

La noticia que se puede ver lejana para Colombia tiene graves implicaciones para el consumo local, dado que más de 80% de los US$5.000 millones de remesas vienen de esos dos países y que regiones como el suroccidente colombiano (Cauca y Valle), Antioquia y el Eje Cafetero se verán muy afectados, pues una buena parte de la dinámica del consumo se deriva del dinero que reciben millones de familias de sus parientes que viven en esos países. Esa será la cuenta de cobro más destructiva a mediano plazo que le pasará el virus a la economía local y global.

El gran problema que enfrentan los gobiernos incluido el colombiano es que tienen que actuar en tres frentes muchas veces encontrados: uno, protegiendo a las familias vulnerables con mayores subsidios, servicios públicos gratuitos y mesadas para poder acceder a una canasta básica; al tiempo que debe ayudar a las empresas para que no despidan a sus trabajadores, muy a pesar de que una cuarentena de inactividad puede llevarlos al cierre ante la falta de caja para atender la nómina, pagar servicios y mantener en stand by todos sus procesos hasta que la normalidad vuelva a aparecer en el horizonte. Y el tercer frente, es fortalecer las finanzas públicas revisando todas las arcas nacionales para analizar de cuáles se pueden sacar fondo para atender las necesidades crecientes de las familias, las empresas y el mismo Estado.

La situación no es nada fácil en el frente del desempleo; mientras que en España los niveles -antes del Covid-19- eran cercanos a 20%, en Estados Unidos rondaban 4%, esas cifras seguramente se dispararán al cierre de este primer trimestre del año, que será malo para todos.

En Colombia debe haber una cruzada contra el desempleo comenzando por los empleos más básicos en los hogares como servicios domésticos, porteros, choferes, mayordomos rurales, jardineros o asistentes, pero esto solo se conserva si las empresas mantienen su nivel de productividad y ventas; cada eslabón del sector productivo no se puede detener, ni ningún sector debe entrar en recesión, así las cosas no las vean tan claras los centros de investigación como Fedesarrollo que espera una desaceleración generalizada de la mayor parte de sectores frente al escenario base de 3,5%, meta que será difícil de lograr dada la coyuntura. “En un escenario optimista esperamos que estos choques ubiquen el crecimiento económico en 2,3%.

En el escenario medio y pesimista estimamos que estos choques generen un crecimiento del PIB alrededor de 1,2% y decrecimiento de -0,4% (...) Es importante mencionar que aún es muy temprano para cuantificar el impacto que estos choques en el frente externo generen al valor agregado total, por lo que estas estimaciones deben ser interpretadas con cautela”. Es un momento de mucho cuidado en el que se deben tomar medidas concertadas.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 05/08/2020 Solidaridad máxima con las instituciones

Es de perogrullo respaldar a las instituciones en una democracia y economía de mercado como Colombia, pero la construcción institucional se hace con base en las personas

Editorial 04/08/2020 El Duque de 2022 se pone a prueba en esta pandemia

A ningún presidente de la historia reciente le había tocado manejar una situación como la actual, que sin duda alguna le marcará el futuro más allá de los dos años restantes

Editorial 03/08/2020 La depresión que le tocó a esta generación

En dos semanas se conocerá el crecimiento segundo trimestre de este año. Las cifras son malas, el objetivo es minimizar las pérdidas y volver a comenzar sin cuarentenas

MÁS EDITORIAL