domingo, 16 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Digamos que tenemos una situación económica precaria. Pero, tenemos al alcance una tarjeta de crédito con US$90.000 disponible. Como la situación empeora, y el banco quiere motivarnos a consumir más, nos suben el límite de crédito a US$220.000. Todos los años lo van subiendo. Actualmente está en US$290.000 y nos ofrecen subirla a US$400.000 a final de 2013. ¿El costo de financiamiento? Mínimo. Insignificante. 

 
¿Qué hacemos? Comprar, comprar y comprar. ¡Es deuda gratis! ¿Por qué no emborracharse con dinero fácil? 
 
Bueno esto es lo que esta haciendo la FED. 
 
La Reserva Federal de Estados Unidos -le llaman la FED y entre sus funciones está manejar el flujo de dinero en la economía- anunció que va a comprar US$85.000 millones mensuales de bonos del gobierno estadounidense y bonos compuestos de hipotecas durante 2013. ¿Con qué fin? La intención es bajar la tasa de interés, motivar la compra de propiedades, la inversión, el consumo. Más consumo, más producción. Más producción, más empleo. La meta final para ayudar a bajar el alto nivel de desempleo. 
 
Cheques gratis. Pero, esta acción puede alimentar tres fantasmas:
 
El gasto público. Según John Taylor, economista de Stanford University, la FED ha estado comprando más de 70% de la nueva deuda que emitió el gobierno federal este año. O sea, la FED compra deuda del gobierno federal y el gobierno sigue pidiendo prestado a bajo interés. Pregunto: ¿Crees que Washington hará ajustes en los gastos cuando tiene cheques gratis cortesía de la FED? No.  
 
El endeudamiento privado y apetito por riesgo excesivo. Si el gobierno tiene deuda gratis, ¿qué pasa con el privado? Con cheques gratis al mercado hipotecario y una tasa de interés que penaliza a los ahorristas en beneficio de los deudores es alimento para cultivar el riesgo. Pedir dinero prestado a bajo costo puede tocar el espíritu animal del exceso de consumo con serias consecuencias. 
 
Recordemos esto: una de las causas que generó la burbuja hipotecaria y la consecuente crisis económica fue que la FED dejó la tasa de interés tan baja por largo tiempo. Esto fue en 2003. En 2008 estalló la burbuja. Ahora llevamos cuatro años con bajo interés y súmale a esto que la FED ha subido su endeudamiento de US$900.000 millones a casi US$3 billones. 
 
Alimenta la inflación. Aunque la inflación está controlada por debajo de 2%, la política de cheques gratis al gobierno y a los privados alimenta más consumo. El exceso pudiera empujar los precios hacia arriba. 
 
¿Se están viendo los efectos? En el gasto público, sí. En el caso del excesivo riesgo e inflación todavía no hay signos claros.  Pero, porque no se vea no quiere decir que no exista. Es como en la fiesta donde todos están felices, la música prendida, la barra con bebida a todo dar. Pero, debajo de esta inocente música, fiesta, bebida y algarabía se van creando niveles de exceso que cuando llegan a un punto, por más que apagues la música, cierres la barra y digas se acabó, el exceso está en la vía de no retorno. Y eso ya pasó anteriormente.
 
Toma nota.