El nuevo menú de degustación del restaurante, que ya tiene sus puertas abiertas en la ciudad, fue hecho por el chef del lugar, Boris Marcell

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

“Nosotros tenemos un circuito cerrado de televisión que permite a todos los comensales observar el proceso de preparación de los alimentos antes de llegar a la mesa. Es un servicio que teníamos habilitado desde antes de la pandemia y que ahora ha tomado mucho más auge. Además hemos renovado nuestra carta para la reapertura pues todo este tiempo nos permitió tener muchos más espacios de capacitación para nuestro personal de trabajo que se ve reflejado en una carta renovada en un 70%. El 30% restante está enfocado en conservar los platos insignia”, comentó Nancy Malaver, gerente del restaurante Los Galenos ubicado en un octavo piso en la 93 en Bogotá.

La carta del restaurante si bien es nueva en su gran mayoría, sigue conservando las propiedades y procesos de cocción que hacen de Los Galenos uno de los mejores en la ciudad. En la cocina todos los platos se hacen con una técnica de calor de baja intensidad que permite extraer lo mejor de los alimentos, que también son en su mayoría de origen local.

Entre las mejores opciones para los comensales, se mantienen los cortes selectos de carnes nacionales e importadas, ademas de postres nuevos que prometen brindar una experiencia única en el ciudad.

Además de la nueva carta, han habilitado un nuevo menú de degustación hecho de la mano con el chef del lugar Boris Marcell. Este menú esta disponible en los horarios de apertura del restaurante de martes a sábado para el almuerzo y la cena y como novedad abren los domingos para el almuerzo a petición de los comensales.

En términos de bioseguridad, las mesas del restaurante están aisladas para conservar los protocolos y además han adaptado la terraza del lugar como un nuevo salón. Además, tienen planes especiales para parejas que destacan por opciones de pedida de mano, con nuevas ideas.

Codito de cordero con especias
Este plato tiene un gran porción de codito de cordero sazonado con especias libanesas. Ha sido cocinado a baja temperatura por 36 horas para terminar con un sellado a las brasas.

Tríada de pato a baja temperatura
Pernil de pato en cocción a baja temperatura, terminado al horno con salsa de cereza amarena y acompañado de un salteado de quinuas andinas, lonjas de magret, setas, cogi berry, almendras y guisantes.