Las pérdidas, según Ocesa, van desde $400 millones a $5.000 millones por evento cancelado y según la Dimayor, $80.000 millones por trimestre

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Fueron los primeros en cerrar y serían los últimos en abrir, esa es la situación preocupante por la que pasa el sector del entretenimiento, que hoy ve un futuro incierto teniendo en cuenta la duración de la crisis y su impacto económico.

Luz Angela Castro, directora de Ocesa Colombia, aseguró que no han hecho recortes de nómina pues el capital humano es lo principal en la empresa, sin embargo, podrían resistir solo un mes más a ese ritmo de gastos. Es por esta razón que solicitan apoyos del Gobierno en la reducción de impuestos por al menos dos años para recuperarse.

En cuanto a las pérdidas, éstas van desde $400 a $5.000 millones por cada concierto cancelado dependiendo el tamaño.

“La subsistencia de esta industria está un poco desdibujada, no hay claridad de hacia dónde ir y tampoco de las medidas de apoyo que podemos lograr. Sinceramente, ninguna de las medidas actuales del Gobierno nos da un colchón de subsistencia real”, dijo Castro.

El gerente de Tu Boleta, Hernando Sánchez, agregó que pese que hay un esfuerzo grande en la industria por seguir en pie y que el Gobierno ha mostrado disposición de ayudar es una situación difícil, entendiendo que no hay manera de generar ingresos.

LOS CONTRASTES

  • Luis Iván CorreaPresidente de Correcaminos

    “La generación de ingresos desde el punto de vista nuestro, que depende de la participación de las personas en los eventos, por lo pronto está cerrada. No hay alternativa”.

  • Juan Ricardo GómezDirector del teatro Santafé y Belarte

    “Necesitamos una estrategia clara desde el Gobierno donde se den cuenta de que los empleos que hemos generado aún sin su ayuda deben ser reconocidos”.

  • Henrique Gómez ParísPresidente general de Acodrés

    “Los ingresos no van nada bien. La industria va a sobrevivir, posiblemente entrarán en quiebra muchos negocios, pero la necesidad de alimentación continuará”.

  • Hernando SánchezGerente general de Tu Boleta

    “El entretenimiento a nivel mundial está atravesando una crisis importante; esto es una parálisis total y tiene el agravante de ser de las últimas en retomar sus actividades”.

Igual de incierto está el panorama en el deporte sin una fecha puntual para retomar actividades. Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor, dijo que las pérdidas estimadas serían de $80.000 millones por cada trimestre sin jugar. La industria hoy es “inexistente” y los equipos de fútbol tendrían capacidad de pagos de nóminas máximo un mes.

El impacto también llegó al atletismo pues según Luis Iván Correa, presidente de Correcaminos Colombia, son en promedio $1.300 millones por la cancelación de los eventos.

Respecto a los teatros y museos la situación no cambia pues “la industria teatral depende del público y decir que no estamos en quiebra es una gran mentira. En este momento, la industria como existía está quebrada”, dijo Juan Ricardo Gómez, director del Teatro Santafé y Teatro Belarte.

La cara de la crisis la cierran los bares, que si bien hay algunos trabajando con domicilios, esto no es suficiente.

Conciertos con pocas ayudas del Gobierno para solventar su existencia en la crisis

El sector busca que haya una excepción de la contribución de parafiscales por los próximos dos años, de esta manera, tendrían un respaldo económico que les permitiría subsistir sin necesidad de que el Gobierno libere más capital; los parafiscales corresponden a 10% de la boletería. De igual forma, piden un aumento en el rango de ingresos brutos que les permitirá un menor pago de renta. Lo anterior teniendo en cuenta que este sector no tiene manera de generar ingresos en medio de la crisis y que se han cancelado más de 20 conciertos y eventos musicales grandes.

No hay agenda al corto plazo y lo primordial es la vida y seguridad de todos

Tanto el presidente de Dimayor, Jorge Enrique Vélez, como el director de Correcaminos Colombia, Luis Iván Correa, resaltaron la importancia de preservar la seguridad de todos en la industria antes de retomar actividades. Desde la Dimayor se solicita a diferentes instancias del fútbol y al Gobierno Nacional que creen apoyos económicos para el pago de las nóminas que son el principal y mayor gasto para el sector. Si bien la Conmebol ya había liberado una ayuda por $2.000 millones, esta no suplirá las necesidades a largo plazo, aun con reducciones en los salarios.

Teatros, teatreros y museos en quiebra frente a falta de público

“Como teatro no hay la posibilidad de sobrevivir, lo que hay que hacer es crear nuevas estrategias para tratar de seguir creando fuentes de empleo para artistas y toda la gente del gremio. Las condiciones se cambiarán y debemos tratar de hacer ese esfuerzo y adaptarnos a esta nueva forma de vida”, dijo Juan Ricardo Gómez, frente a la posibilidad de sobrevivir a largo plazo. Resaltó que le piden al Gobierno que se fije en el sector y que tenga en cuenta que son una industria seriamente afectada en la que los actores principales son artistas independientes.

Restaurantes y bares con domicilios solo logran 12% de sus ingresos normales

Asobares fue uno de los primeros gremios en cerrar una vez llegó el virus a Colombia, sin embargo, el panorama a futuro es incierto y el sector continúa solicitando mayores alivios a los empresarios en términos de arriendos. Mientras tanto, en los restaurantes, se registran cero ingresos por venta directa, canal que representa 75% de la facturación de los negocios y si bien se continúan haciendo domicilios, 80% de la industria no cuenta con capacidad para prestar este servicio. Se espera que se tomen las medidas necesarias para evitar un cierre masivo.