El nuevo libro de Héctor Abad Faciolince resume los diarios que escribió de sus 27 a 47 años. Son una apertura a la vida del escritor

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Como una manera de escapar de momentos difíciles y evitar la locura, así describe el escritor y periodista colombiano Héctor Abad Faciolince la razón de la creación de su más reciente entrega ‘Lo que fue presente’; un libro que reúne en sus páginas la historia de vida de más de 20 años, que recopiló a manera de diario y que antes de la edición llegaba a 1.200 hojas de historias.

En sus palabras, ¿cómo puede describir este libro?

Los diarios son algo que se escribe lentamente a través de los años. Este libro es el producto de un trabajo de cuando yo no era viejo, los diarios empiezan cuando tenía 27 años y terminan con 47. Estos se fueron acumulando en cuadernos y libretas que tengo guardadas en un baúl y un día quise pasarlas en limpio porque no tenía nada que escribir y quería ver que había ahí. Me encontré con 1.200 páginas de obsesiones y repeticiones que reduje a la mitad.

¿Cómo identificó que era lo importante y qué no?

No es fácil, además las repeticiones también pueden indicar las obsesiones del que escribe. Hay que llegar a un compromiso de lo fiel, lo más literario y lo más legible. Los cortes no son por interés de ocultar algo, sino sobre todo, por no repetir cosas que se han dicho.

¿Cuál es el mayor secreto revelado en este libro?

El más doloroso es haber traicionado a mi mejor amigo.

¿Cómo traer esa traición a la actualidad con algo positivo?

Es difícil sacar algo positivo de esto; cuando la vida nos engaña o nos traiciona con una peste o enfermedad, o cuando un amigo nos traiciona con una mentira o una deslealtad, es muy poco lo bueno que se puede destacar. Al cabo de mucho tiempo, después incluso de publicar estos diarios yo saqué de bueno la bondad de este amigo que al cabo del tiempo me perdonó.

A pesar de la más infame traición, si el amigo es tan bueno como uno siempre lo pensó, la amistad se puede restaurar y la herida puede cicatrizar. Tal vez la herida que estamos sufriendo ahora todos, llegue también algún día a ser una cicatriz y la vida, la belleza y la salud se impongan sobre la muerte y la enfermedad.

¿Qué lleva a una persona a la traición?

El amor me llevó a la traición y hay un burladero mental en el que uno puede decir ‘el amor todo lo perdona’, pero eso es muy dudoso, no estoy seguro de que el amor todo lo perdone. No todo está permitido, ni en el amor.

¿Por qué la fascinación por el ‘tal vez’?

Yo creo que el ser humano tiene que ser capaz de convivir con la incertidumbre, con la inseguridad y también con la propia fragilidad y debilidad. Los mejores médicos y virólogos no tienen en la boca la solución perfecta, sino que tienen en la boca la incertidumbre y la inseguridad ahora de que este es un virus nuevo y no se sabe todo sobre él. Entonces los médicos responsables dicen ‘es probable que los jóvenes se infecten de menos gravedad y no se mueran’, pero eso no exime de cierto peligro a los jóvenes. Cuando se está trabajando de afán y en la mitad de una epidemia son muchas más las respuestas sin contestar y las incertidumbres. Son muchos más los ‘tal vez’ que los ‘con toda seguridad’. Crean más en los que aconsejan con dudas que con falsa seguridad.

¿Cómo esto se trae a la vida diaria?

Debemos saber que la gente se equivoca, está libre y comete muchos errores. Si uno no tiene cierta compasión por los errores de los demás, si uno vive su vida de una manera excesivamente rígida se produce más dolor. Creo que cierta flexibilidad y compasión por los errores ajenos nos puede dar una actitud mucho más tolerante y compasiva.

¿Cómo se debe leer el libro?

Como el testimonio de una persona que busca ser autentica, que no quiere maquillarse, que no busca dorar la píldora. Está pensando para lectores capaces de tener dudas y compasión por los demás.

¿Qué se necesita para escribir un diario?

Según Faciolince, se requiere constancia, encontrar un trabajo y una forma de vida que no sea un peso, sino un placer o que dado el caso en el que sea un peso, que al final del día estas actividades proporcionen un placer. De igual forma, el escritor resaltó que es clave vivir y leer mucho, además del apoyo de amigos, familia, editores, entre otros, que siempre estén ayudando de manera material, económica, emocional e intelectual. “Recibí de otros la confianza que yo nunca tuve en mí y eso es algo que siempre hay que agradecer”, explicó.