Según Fabio Villegas, presidente de Decameron el desafío es que confíen en la industria, los protocolos y la seguridad que puede brindar

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

En el país la industria hotelera, y en general la del turismo, se ha visto considerablemente afectada debido a la pandemia; las cuarentenas generaron que la tasa de ocupación registrada en el segundo trimestre de 2020 cayera 94% respecto a lo visto en el mismo periodo de 2019 al pasar de 53,52% a 3,20% según datos de Cotelco.

Es por esto que el sector tiene la esperanza puesta en la reapertura, ya que Presidencia dio la autorización para que hoteles reinicien operaciones y el inicio de viajes empiece el 1 de septiembre en el territorio nacional. La noticia es más que un alivio para la industria que al cierre del primer semestre registró pérdidas por $4,5 billones, siendo Bogotá, Antioquia, Cartagena, Magdalena y San Andrés los lugares más afectados.

Así las cosas, los hoteleros, que ya se preparaban para abrir sus puertas con estrictos protocolos de bioseguridad y ahora tienen un nuevo reto: generar confianza. Fabio Villegas, presidente de Decameron, afirmó que “desde luego, el mayor reto es generar confianza, eso lo hemos visto en los análisis de mercado que hemos hecho nosotros y otros asesores. Esa confianza no se genera si en la realidad no se traduce en prácticas de cultura, en procesos y comportamientos de parte nuestra y de nuestros clientes. Es importante entender que todos tenemos que colaborar para que esta apertura de la economía en general y desde luego del sector turístico, pueda garantizar y hacerse en medio de la protección de la salud de usuarios, empleados y la comunidad”.

LOS CONTRASTES

  • Fabio VillegasPresidente de Decameron

    “El sector turístico en general tiene que abrirse en medio de esta situación compleja y tener unos protocolos, procesos y políticas claras alrededor de la bioseguridad”.

De igual forma resaltó que el gran riesgo es que por falta de cuidado, cultura, protocolos y responsabilidad por operadores o usuarios se vuelva un factor de contagio que obligue a cerrar las operaciones nacionales.

Entre tanto, Decameron ya cuenta con el sello de Bioseguridad Check in certificado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, a través de la certificación SGS y con el aval de la Organización Mundial del Turismo (OMT) para iniciar sus operaciones. En cuanto a la proyección de ocupación, afirman que la ocupación normal es cercana a 90%, sin embargo, se han trazado una ocupación de máximo 50% para facilitar el aislamiento social.

En el caso de los Movich, Juan Fernando Stozizky, CFO de la cadena, afirmó que están adaptando sus protocolos a los más altos estándares de bioseguridad. “Estos protocolos fueron auditados por la firma internacional Bureau Veritas otorgando sello de check in garantizado a los ocho hoteles en el país”.

En Cartagena el Hotel Santa Clara abrirá sus puertas el 1 de septiembre gracias a ciertos protocolos que han adelantado y crearán incentivos. Lo mismo pasa en Bogotá, con el Hyatt Place que está listo para abrir con los estándares de bioseguridad y el hotel ya tiene algunas reservaciones.

Proyecciones de la hotelería con el reinicio

Cotelco espera que, con el reinicio de las actividades comerciales, la industria vaya recuperándose de manera paulatina, de ser así, las proyecciones indican que la ocupación promedio del año cerraría en 25,1% y tomaría de uno a dos años recuperar las cifras normales. Cabe resaltar que se espera un auge en el turismo local, así lo afirmó Estefan Saldarriaga, gerente general del Grand Marina, quien explicó que, “el turismo local será lo más fuerte por una larga temporada y a mediados de 2021 empezarán a llegar los extranjeros”.