El establecimiento fue fundado en 1725 por un chef francés

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El Restaurante Sobrino de Botín, en Madrid, es el más antiguo del mundo. Fue fundado en 1725 por un chef francés llamado Jean Botin, que llegó a la capital española con el propósito de trabajar para la Corte Real. Hoy, es restaurante es dirigido por la tercera generación de la familia.

Por las instalaciones del establecimiento han pasado desde Francisco de Goya, quien trabajó en la cocina cuando tenía 19 años, hasta  Ernest Hemingway, quien se convirtió en un visitante permanente durante sus viajes a Madrid, al punto que Jake, el personaje de The sun also rises, dice en el libro que ha comido en Botín.

El nombre original del restaurante era Hostería Botín, pero en el siglo XIX empezó a llamarse Sobrino de Botín, cuando su dueño falleció y el establecimiento pasó a ser propiedad de Cándido Remis, sobrino de Jean Botin.