Donald Trump aseguró en Twitter que el único problema de la economía de EE.UU. es la FED.

Valerie Cifuentes

Al inicio de las operaciones, en la jornada navideña el índice bursátil Dow Jones cayó 501 puntos perdiendo más de 2%, mientras que el S&P 500 cayó 1,8% y el índice Nasdaq Composite cayó 1,2%. La baja de las acciones estadounidenses están impulsando al S&P 500 a la cúspide de un mercado bajista.

En días anteriores, el Dow perdió 1.655 puntos equivalente a 0,68%, con estos resultados el índice tuvo su peor semana de negociación que no se registraba desde octubre de 2008 en la crisis financiera. Por su parte, el S&P 500 perdió 7% esa semana y ha bajado cerca de 17,8% comparado con su récord logrado a inicios de 2018.

De acuerdo con Wall Street una caída de 20% o más de los máximos recientes se considera como un mercado bajista. Referente al Nasdaq, este se encuentra 22% por debajo de su récord logrado en agosto.

Sumado a la volatilidad que enfrenta el mercado, otra razón que inquieta a los inversionistas y que podría socavar la confianza en el sistema financiero estadounidense son las declaraciones de Donald Trump quien estaría viendo la posibilidad de despedir a Jerome Powel, presidente de la FED que subió hasta 2,50% las tasas de interés. A esta situación se le suma la reciente declaración de Trump a través de su cuenta de Twitter donde asegura que el único problema de la economía de ese país es la FED.

Tras el panorama que enfrentó el mercado la semana pasada, Steven Mnuchin, secretario del Tesoro llamó ayer a los jefes de los seis bancos más grandes de Estados Unidos con el fin de tranquilizarlos diciéndoles que los mercados financieros y la economía estaban funcionando correctamente, además lo hizo para tomar una medida preventiva y prudente luego de lo ocurrido en días anteriores.

Mnuchin también dijo que "todos los bancos confirmaron que existe una amplia liquidez disponible para otorgar préstamos a los mercados de consumidores y negocios", quien agregó que continúan viendo un fuerte crecimiento económico en a economía estadounidense con una actividad fuerte pro parte de los consumidores y las empresas.

Referente a lo que se había dado a conocer el pasado viernes sobre la posibilidad de despedir a Powell, Mnuchin aseguró en su cuenta de Twitter que él mismo habló con el presidente Trump y que este jamás sugirió retirarlo de su cargo, además dijo que el alto mandatario no considera que tenga el derecho para hacerlo.