RIPE:
EXPANSIÓN

Telepizza señala que tiene "bloqueado" más de un tercio de su negocio, lo que le cuesta unos 10 millones de euros al mes

Diario Expansión - Madrid

Las limitaciones horarias a la apertura y el aforo de los restaurantes, pero sobre todo las nuevas normas que prohíben realizar entregas a domicilio en varias CCAA a partir de una cierta hora de la noche ponen en jaque a una restauración ya de por sí muy tocada por la crisis. Telepizza señala que tiene "bloqueado" más de un tercio de su negocio, lo que le cuesta unos 10 millones de euros al mes.

Telepizza da la voz de alarma sobre el estrangulamiento que está sufriendo el sector de la hostelería debido a las nuevas restricciones a su actividad fijadas en varias comunidades autónomas y que no se limitan ya sólo al horario y el aforo de los establecimientos, sino que también acotan las entregas a domicilio.

El grupo, que lidera el sector del delivery en España, ya que esta actividad supone 65% de su cifra de negocio, asegura que las restricciones horarias a las entregas a domicilio que han establecido varias CCAA, como Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, País Vasco, Cantabria o Navarra, le están generando la pérdida de 33.000 pedidos al día, lo que con un ticket medio de 12/13 euros supone dejar de ingresar cerca de 400.000 euros por jornada y en torno a 10 millones de euros al mes.

"La diferencia entre dejar de repartir a las 23:30 o fijar una limitación a las 22:00 puede parecer pequeña si se cuentan las horas, pero es uno de los momentos del día en el que se genera más actividad", explica Manuel Loring, consejero delegado de Food Delivery Brands, la empresa que gestiona la actividad de Telepizza y Pizza Hut, en EMEA.

El grupo defiende que se impongan restricciones, pero que se haga de forma uniforme en todas las CCAA para no generar desconcierto entre los consumidores y se vuelvan a considerar las entregas a domicilio como actividad esencial, como ocurrió durante los meses de marzo a mayo. "Nos estamos encontrando que incluso dentro de una misma región, cada municipio está aplicando de forma diferente las normas", apunta Telepizza.

La compañía calcula que las restricciones que hay ahora sobre la mesa, tanto para las tiendas físicas como para el delivery, tienen bloqueado cerca del 30% de su negocio en España y, en el caso de otros negocios de hostelería donde el peso del delivery es menor, pueden llegar a suponer la pérdida de hasta el 70% de la actividad.

"Esta situación no hace más que acentuar la complicada situación del sector, que se enfrenta a la pérdida de 17.000 millones de facturación este año, lo que supone una caída del 41% en las ventas. Si las cosas no cambian de aquí a final de año podrían llegar a cerrar cerca de 90.000 negocios de restauración, generando cerca de 400.000 desempleados", explica Loring.

Restricciones dispares
La empresa considera que la actividad del reparto a domicilio es segura y critica sobre todo la disparidad de criterios que están siguiendo las administraciones regionales a la hora de establecer limitaciones.

Andalucía ha anunciado por ejemplo el cierre obligado de las actividades no esenciales a las seis de la tarde, incluido el sector de la restauración, salvo en Granada donde se ha decretado el cierre total de actividad, y se limita el último pedido de servicio de reparto a domicilio hasta las 22:30 de la noche.

Cantabria también ha anunciado medidas para regular el servicio a domicilio y take away, limitándolo a las 22:00, mientras que el País Vasco ha anunciado el cierre total de toda la actividad del sector de la hostelería y restauración y sólo permite el servicio de delivery (entrega a domicilio) y take away (recogida en tienda) hasta las 21:00 horas.

Castilla y León ha anunciado el cierre de toda la actividad del sector de la restauración, aunque permite los servicios de entrega a domicilio hasta la medianoche, al igual que Madrid. En cambio, Cataluña ha puesto el límite a las 23:00; Comunidad Valenciana permite entregar hasta las 00:00, pero no recoger pedidos más allá de las 23:00 y Navarra ha fijado el límite a las 22:30. Por su parte, Canarias, Baleares o Aragón no han establecido limitaciones a las entregas a domicilio.

Lea la nota original aquí.