Japón e Italia fueron las naciones del club que presentaron la mayor caída al cierre del cuarto trimestre del año pasado

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

La estabilidad de la economía mundial se vio principalmente afectada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la recta final del Brexit y la posible recesión en Alemania. Estos hechos generaron incertidumbre entre los inversionistas y empresarios, lo que se reflejó en los resultados del Producto Interno Bruto (PIB) al final del cuarto trimestre del año pasado.

Según estimaciones provisionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), el crecimiento del PIB en los países pertenecientes al club se redujo a 0,2% en el cuarto trimestre de 2019, en comparación con el trimestre anterior, momento en el que alcanzó 0,4%.

La reducción en el crecimiento que presentó el PIB de la Ocde al cierre del año pasado fue jalonado por la disminución que presentaron Japón (-1,6%), Italia (-0,3%) y Francia (-0,1) en el dato macroeconómico.

La disminución en el PIB que presentó el país asiático no sorprendió a los analistas porque esta nación enfrenta un problema de pérdida de competitividad desde hace muchos años y su industria no tiene la misma estabilidad que tiempo atrás, explicó el economista y profesor de la Universidad Externado de Colombia, Jorge Iván González. Otra de las causas del comportamiento que registró el PIB de Japón fue generado por el aumento en octubre del impuesto al consumo, según la Ocde.

Este comportamiento no fue bien visto por los analistas ya que al cierre de 2018, ninguno de los países pertenecientes a la Ocde registraron baja en el crecimiento trimestral de su PIB real de acuerdo con datos publicados por la Organización.

A pesar de que Japón, Italia y Francia fueron los únicos países que presentaron sus datos en rojo al cierre del año, no hay que perder de vista que el único país que registró un incremento del PIB al cierre del cuarto trimestre del año pasado fue Estados Unidos. De acuerdo con el informe, el PIB de esta potencia se ubicó en 0,5%, sin cambios frente al trimestre anterior.

El resultado alcanzado por la principal economía del mundo se dio luego de superar la guerra comercial con China, gracias a que ambas partes concordaron en que firmarían un primer acuerdo al inicio de este año.

PIB por bloques económicos
Al analizar el comportamiento del PIB de cada uno de los bloques económicos salta a la vista que el promedio que registraron los países pertenecientes a la Ocde en su economía fue el más alto en el cuarto trimestre de 2019 (Ver gráfico). Esto frente a la cifra correspondiente a la Zona Euro y Unión Europea que se ubicaron en 0,1% cada una.

Esto se debe en parte a que la Unión Europea afrontó el proceso que daría inicio a la transición por el Brexit durante lo corrido del año pasado. De acuerdo con la publicación de la Ocde, el dato macroeconómico de la UE bajó dos puntos porcentuales entre un semestre y otro, ya que pasó de 0,3% en el tercer trimestre de 2019 a 0,1% en el cuarto trimestre del mismo año.

Sin embargo, Reino Unido no, el otro protagonista del Brexit, no registró una baja en el PIB durante los tres últimos meses del año en relación con el dato reportado de julio a septiembre, cuando se ubicó en 0,5%, según el documento de la Ocde.

Sobre este panorama que marcó la economía internacional al cierre y principio de este año, Axel Christensen, director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock, aseguró que “el principal efecto debiera de sentirse a través de los mercados financieros. Si el proceso de transición de Brexit concluye con una versión ‘dura’ o sin acuerdos, es altamente probable que ello afecte adversamente a los mercados financieros”.

El crecimiento del PIB trimestral
De acuerdo con la publicación de la Ocde, “el crecimiento del Producto Interno Bruto de año en año para el área de la Ocde se redujo a 1,6% en el cuarto trimestre de 2019, desde 1,7% en el trimestre anterior. Entre las economías Mayor Siete, Estados Unidos registró el mayor crecimiento anual del PIB (2,3%), mientras que Japón registró el crecimiento anual más bajo de (-0,4%)“. El dato del PIB registrado por Japón es una muestra del mal momento por el que pasa esta economía, ya que fue el único que cerró en negativo.