Los controles "agregarán una capa más de protección para los pasajeros, además de los empleados de las aerolíneas y aeropuertos"

Reuters

Un grupo que reúne a las principales aerolíneas estadounidenses dijo el sábado que respalda que la Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés) controle las temperaturas de pasajeros y empleados de atención al cliente durante la pandemia de coronavirus.

"Airlines for America" (Aerolíneas para Estados Unidos), que representa a las mayores aerolíneas estadounidenses como American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y Southwest Airlines, dijo que los controles "agregarán una capa más de protección para los pasajeros, además de los empleados de las aerolíneas y aeropuertos".

"Los controles de temperatura también aumentarán la confianza del público, que es crucial para relanzar los viajes aéreos y la economía de nuestra nación".

Un funcionario estadounidense dijo el sábado que no se había tomado alguna decisión sobre la posibilidad de hacer obligatorios los controles, pero señaló que el tema era sujeto de muchas conversaciones entre agencias del gobierno y con las aerolíneas estadounidenses, agregando que una decisión potencialmente se podría tomar tan pronto como la próxima semana.

Un posible camino podría ser un proyecto piloto, o comenzar inicialmente controles de temperatura en los mayores aeropuertos de Estados Unidos. Aún persisten interrogantes sobre qué haría el gobierno si alguien tuviera temperatura alta y se le impidiera volar.

Funcionarios estadounidenses dijeron que los controles de temperaturas no eliminarían el riesgo de casos de coronavirus pero podrían actuar como disuasivo para evitar que viaje la gente que no se siente bien.

El administrador de la TSA David Pekoske dijo a los empleados durante una presentación el miércoles que no se había tomado alguna decisión sobre posibles controles de temperatura de pasajeros en aeropuertos y que seguían las dudas sobre dónde específicamente se harían y qué agencia los llevaría a cabo.

"Es una discusión que lleva varias semanas", sostuvo.