El gobierno colombiano aprobó un decreto que incluye aranceles a las reexportaciones de textiles de la Zona Libre Colón

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

El pasado 6 de agosto el gobierno colombiano aprobó un decreto que incluye aranceles a las reexportaciones de textiles de la Zona Libre Colón (ZLC), que según agencias internacionales es la mayor del continente y situada en el Caribe de Panamá. Esta decisión no gustó a las autoridades panameñas y fue esa la razón por la que hoy, su presidente, Laurentino Cortizo, manifestó su rechazo a la medida de Colombia.

"Cuando tú comienzas a elevar aranceles, también te estás exponiendo a que exista una medida de retorsión. Nosotros no queremos hacer eso", expuso el mandatario, quien acaba de asumir el poder el pasado 1 de julio.

Medios radiales registraron que Cortizo también rechazó la explicación que fue dada por los representantes del gobierno de Duque para imponer este nuevo arancel en una reunión bilateral realizada el pasado miércoles entre el canciller de Panamá, Alejandro Ferrer; y su homólogo colombiano, Carlos Holmes Trujillo.

"Nosotros no queremos sorpresas de ningún país, especialmente de Colombia", declaró el jefe de Estado. Y agregó que los nuevos aranceles, según explicaron las autoridades colombianas, "surge de una iniciativa del Congreso Colombiano, y no del Órgano Ejecutivo (...) No podemos estar con este tema de que 'no es el Ejecutivo, es el Legislativo'. Tenemos que sentarnos a hacer, y eso se ha acordado, mesas de trabajo bilateral" .

Desde hace casi 10 años, Colombia empezó a aplicar aranceles de 10% a los calzados y textiles procedentes de la ZLC con el pretexto de combatir el comercio ilícito, lo que generó el reclamo de Panamá, explican las agencias internacionales.

Han sido varios los escenarios alrededor de este impuesto, entre ellos, que  la Organización Mundial del Comercio (OMC) fallara a favor de Panamá, por lo que Colombia tuvo que suspender ese arancel en 2016.