El último informe del Banco Mundial prevé que para final de año se sumarán 115 millones de personas a la cifra global

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

El coronavirus ha impactado a todas las economías del mundo y el incremento en la pobreza será una de las cicatrices más notorias. Según estimaciones del Banco Mundial (BM), la pobreza extrema mundial aumentará por primera vez en más de 20 años impulsando a unas 150 millones de personas a esta condición para 2021.

En su "Informe sobre pobreza y prosperidad compartida", el BM señala que la pobreza extrema afectará entre 9,1% y 9,4% de la población mundial. La cifra en que se basa la entidad para determinar si alguien está en esta condición es que gane menos de US$1,90 al día.

Antes de la pandemia había una proyección de la tasa de pobreza de 7,9%, pero ahora, con las nuevas condiciones a nivel mundial habrá un retroceso de tres años, al estar en el mismo nivel obtenido durante 2017 de 9,2%.

El presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass comentó que la pandemia y la recesión mundial podrían causar que 1,4% de la población del mundo caiga en la pobreza extrema, por lo que sugirió varias acciones para los gobiernos.

“A fin de superar este duro revés para el avance del desarrollo y la reducción de la pobreza, los países deberán prepararse para una economía diferente tras la covid permitiendo que el capital, la mano de obra, el personal especializado y la innovación se trasladen a nuevos sectores y empresas", añadió Malpass.

En las apreciaciones del Banco Mundial los países de ingresos medios son los que más sufrirán el aumento de la pobreza extrema, y podrían llegar a albergar 82% de esta población.

Además, se espera que cada vez más habitantes de las zonas urbanas caigan en pobreza extrema, aun cuando la tendencia afectaba principalmente a los habitantes de zonas rurales.

Frente al nuevo panorama, el presidente de la entidad reiteró el apoyo que el Banco Mundial está dispuesto a brindar a los países en desarrollo para reanudar su crecimiento y responder a los efectos de la pandemia, todo en la búsqueda de una recuperación "sostenible e inclusiva".