La entidad considera que los países de la región deben revisar la política fiscal y mantener la cooperación internacional

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

El impacto de la pandemia es cada vez más notorio en los países de América Latina y el Caribe. Según señala el más reciente Estudio Económico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) el PIB de la región no solo caería 9,1% para final de 2020, sino que esto, a su vez, representaría un retroceso de 10 años en la cifra.

A esto se le suman otras problemáticas como el desempleo, que alcanzaría una tasa de 13,5% con más de 44 millones de personas desempleadas y el cierre de 2,7 millones de empresas formales en toda la región.

Esto impulsaría aún más la pobreza, que para final de año amenaza con alcanzar a 37,7% de la población, es decir, unas 231 millones de personas. El porcentaje alcanzaría lo registrado en 2005, representando un retroceso de 15 años en los avances de la región. Además, 96 millones de personas caerían en la pobreza extrema, los mismo niveles de 1990 y un retroceso de 30 años.

“Serán necesarias políticas macroeconómicas activas para retomar el crecimiento y promover una agenda de transformación estructural. Hay que fortalecer los ingresos públicos, mantener las políticas monetarias expansivas convencionales y no convencionales, y fortalecer la macro regulación prudencial junto a la regulación de los flujos de capitales para preservar la estabilidad macrofinanciera en el corto y mediano plazo”, comentó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal.

Además, Bárcena señaló que en este momento de crisis la cooperación internacional será fundamental, pues se espera que la recuperación sea mucho más lenta que la de la crisis de 2007 y 2008.

LOS CONTRASTES

  • Catherine PereiraDecana de la Eicea Universidad de La Sabana

    “Esa recuperación económica de la producción no tendrá una forma de V, sino que tomará forma de L, con una recuperación lenta”.

El reporte señala que los países de la región han realizado varios esfuerzos en materia fiscal para mitigar el impacto de la pandemia, lo que en promedio representaría 4,1% del PIB, y más de 10% del PIB en garantías estatales de crédito.

Sin embargo, para la Cepal, los múltiples esfuerzos fiscales de los gobiernos, además de generar una caída en los ingresos públicos, han contribuido a que exista un mayor déficit fiscal y que haya un aumento de la deuda pública.

Al respecto, la Organización reiteró que la austeridad fiscal no debería ser la respuesta de las naciones para enfrentar la crisis, por el contrario, sugiere acompañar los esfuerzos nacionales con una mayor movilización de recursos externos.

Por otro lado, la Cepal señaló que hay una necesidad creciente de que América Latina y el Caribe aumente su recaudación tributaria, que rodea, en promedio, 23,1% del PIB para los gobiernos generales de la región, cuando la cifra para los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) alcanza 34,3%.

El informe señala que la elusión tributaria de los países de la región es 6,1% del PIB, por lo que combatir esta cifra ayudará a mejorar el recaudo, además, señala imprescindible consolidar un impuesto a la renta a personas física y corporaciones y extender el alcance de los impuestos sobre el patrimonio y la propiedad.

“Los países deben orientar el gasto público hacia la reactivación y transformación económica fortaleciendo la inversión pública hacia sectores que fomenten el empleo, la paridad de género, la inclusión social, la transformación productiva y una transición igualitaria hacia la sostenibilidad ambiental”, concluyó Bárcena.

Puede consultar el informe de la Cepal aquí.

Comentarios del FMI sobre la recuperación

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también se pronunció sobre la recuperación pospandemia, y señaló que todos los países del mundo están en riesgo de enfrentar bancarrotas o sufrir graves cicatrices económicas si se dejan de emitir apoyos fiscales y monetarios de manera muy apresurada.

La directora general de la entidad, Kristalina Georgieva invitó a no retirar las medidas prematuramente, “si lo hacemos, corremos el riesgo de quiebras masivas y desempleo masivo”, añadió durante su presentación en línea la mañana de ayer.

Documentos adjuntos