La suspensión de algunas clases y el fortalecimiento del aprendizaje online son las estrategias más comunes en la región

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

En medio de la coyuntura que atraviesa el mundo a causa del covid-19, muchos sectores han tenido que adaptarse para seguir operando. El segmento educativo, uno de los más afectados, no ha sido la excepción y ha tenido que ajustarse a varias disposiciones que han dictaminado los gobiernos para contener el virus que se acerca a los cuatro millones de casos confirmados a nivel mundial.

Todos los países de América Latina han implementado al menos una medida en materia educativa, para contener el virus. Colombia, Chile y Venezuela son las naciones que más estrategias han adoptado en este frente, entre las que se destacan la suspensión de clases y la entrega de instrumentos para estudiar a distancia, según datos del observatorio de covid-19 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En el territorio nacional, las autoridades han dado a conocer seis medidas dirigidas al sector educativo desde que se declaró Estado de Emergencia nacional 17 de marzo. Entre las disposiciones a nivel local se destacan la suspensión de clases presenciales hasta el 30 de mayo, el fortalecimiento de la educación en línea a través del programa nacional ‘Aprender digital’, la continuación del programa de alimentación escolar en casa y plazos extendidos para créditos educativos del Icetex.

Sobre estas medidas que hasta ahora se están llevando a cabo, Marcela Junguito, rectora del colegio Gimnasio Femenino, destacó que “una de las principales ganancias de esta experiencia para el sector educativo es todo el material pedagógico para uso remoto que se ha producido, el cual enriquecerá el ejercicio de los docentes una vez se regrese al formato educativo presencial”.

En Colombia se han adoptado seis medidas en total en los últimos dos meses, mientras que en Chile se han dado a conocer cinco, entre las que se encuentran algunas similares a las de Colombia. Allí suspensión de clases, se impulsó la digitalización del aprendizaje y se mantuvo el programa de alimentación (incluye desayuno y almuerzo) será llevado hasta la casa de cada alumno.

Los países de la región con menos medidas son México y Argentina, allí se han adoptado dos estrategias. El gobierno mexicano optó por suspender las clases, pero recientemente anunció que en las zonas donde no hay covid-19, los alumnos regresarán el 17 de mayo.

Las medidas citadas y las que se encuentran en el artículo son una muestra de que la tecnología se ha convertido en un aliado del sector educativo, por lo que Junguito concluyó que de “esta experiencia saldrán estudiantes más independientes y profesores más innovadores”.

El aprendizaje online supone retos en materia de conectividad. Según cifras de Statista, en México hay 89 millones de usuarios en internet, mientras que en Argentina hay 35,09 millones y en Colombia 35 millones, con el agravante de que el gobierno dijo que “la baja cobertura de internet y los bajos hogares con computadoras hacen que el aprendizaje a distancia sea un desafío para la mayoría”.