Los recursos se transferirán a ayuntamientos, pequeñas y medianas empresas

Expansión - Madrid

Después de dejar los tipos de interés a cero en dos movimientos extraordinarios y dotar de ingente liquidez al sistema, el banco central ha anunciado un nuevo plan de préstamos por valor de US$2,3 billones.

Estos recursos se destinarán a Estados, ayuntamientos y pequeñas y medianas empresas, muy afectados por la pandemias del coronavirus.

El rescate de la Fed, mucho mayor que el que se puso en marcha en la crisis de 2008, está respaldado por el programa de ayudas aprobado por el Congreso de US$2,2 billones y responde al "papel de la Reserva Federal de proporcionar el mayor alivio y estabilidad que podamos durante este periodo de actividad económica restringida", asegura Jerome Powell, presidente de la Fed, que considera que "nuestras acciones ayudarán a garantizar que la recuperación sea lo más vigorosa posible".

Parta proveer de liquidez a ciudades y municipios que han disparado gastos para luchar contra la pandemia, la Fed asegura que comprará deuda a corto plazo por US$200.000 millones directamente de los estados y condados con al menos 2 millones de habitantes, y de ciudades con una población de al menos un millón.

Para las empresas con hasta 10.000 empleados o ingresos de menos de US$2.500 millones, la Reserva Federal ofrecerá préstamos a través de los bancos por hasta US$600.000 millones. Estos créditos, a cuatro años y que podrán diferirse por un año, estarán condicionados a restricciones a la entrega de dividendos, recompra de acciones y salarios de los ejecutivos.