La Embajada aclaró que las donaciones realizadas por China y otras entidades no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy

Diario Expansión - Madrid

La Embajada de China en España ha afirmado este jueves que la empresa Shenzhen Bioeasy Biotechnology, a la que según algunos medios el Ministerio de Sanidad ha comprado tests rápidos para detectar el coronavirus, "no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos".

Así lo ha señalado la Embajada en su cuenta de Twitter después de que diversos medios hayan publicado que los tests tienen una sensibilidad de 30%, cuando deberían tenerla de 80%.

La Embajada ha aclarado además que las donaciones realizadas por el Gobierno de China y otras entidades como la Fundación Alibaba no incluyen productos suministrados por Shenzhen Bioeasy Biotechnology. El martes el presidente de esta entidad, Jack Ma, informó al Rey del envío a España de 50.000 tests.

Por otro lado, la compra de materiales sanitarios anunciada por el Ministerio de Sanidad a China está en curso y estos suministros no han salido aún de allí.

Para esa compra, explica, el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció este miércoles la compra de material sanitario a China por valor de 432 millones de euros (US$468 millones), 550 millones de mascarillas, 5,5 millones de test y 950 equipos de respiración asistida que llegarán "en las próximas semanas".

La titular de Exteriores, Arancha González Laya, ha afirmado este jueves en Radio Euskadi que, antes de comprar, el Gobierno se ha asegurado que todo el material, desde las mascarillas, hasta los respiradores, guantes o tests rápidos, estén "homologados" y tienen "la garantía de calidad necesaria.

Sanidad devuelve 9.000 tests rápidos por incumplir la exigencia de calidad

Sin embargo, hoy el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, Fernando Simón, ha admitido que el Ministerio de Sanidad ha tenido que devolver un lote de 9.000 tests rápidos de coronavirus porque, tras recibirlos, fueron evaluados y no correspondían con lo que exigía su certificado de calidad.

Simón ha explicado en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus que se trata de la primera partida de tests de la empresa que más rápido pudo abastecer a España.

Tanto el Centro Nacional de Epidemiología como varios hospitales de la Comunidad de Madrid procedieron a su validación antes de comenzar a utilizarlos y descubrieron que las especificaciones de este lote no corresponden a lo que venía en los certificado de calidad con marcado CE.

Por ello, ha continuado Simón, se han devuelto en concreto estos lotes, "la empresa va a cambiarlos" y va a proveer con otro tipo de pruebas rápidas.

Ha precisado que Sanidad ha conseguido "varios proveedores y varias vías de abastecimiento" de tests rápidos, que "suponen una esperanza importante" y que en breve se dispondrán de cinco millones. Además, las empresas de biotecnología españolas trabajan para que se puedan producir en España.

Simón ha asegurado que el Ministerio se ha estado moviendo "muy intensamente" para localizar todos los tests rápidos que sea posible porque descargarán a los laboratorios de la tensión de realizar los tests PCR, que tardan horas en dar el resultado -frente a los 15 minutos de los rápidos, si bien son más precisos- y requieren de personal especializado.

Los tests rápidos adquiridos son antigénicos (buscan el virus) y serológicos (buscan una fase más adelantada infección o haber pasado infección en el pasado), lo que permitirá hacerse una idea de los casos reales que han padecido la enfermedad y también información de la posible inmunidad que se ha generado en la población y el riesgo al que se puede exponer en el futuro.

"Los tests rápidos van a facilitarnos mucho la vida", al permitir identificar casos más leves y a descargar la presión de los laboratorios, que realizan entre 15.000 y 20.000 tests PCR al día.