El buen momento por el que pasa este metal precioso se debe a la posible reactivación de la guerra comercial y los rebrotes

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

En medio de la incertidumbre que atraviesa el mundo por las renovadas tensiones entre Estados Unidos y China y el avance del nuevo coronavirus, la cotización del oro superó la barrera de US$1.901 y cerró su cuarta jornada al alza.

El precio que alcanzó este metal precioso en la última sesión, lo ubicó cerca de su cotización máxima histórica de US$1.921 por onza, la cual la anotó en septiembre de 2011.

“El precio máximo al cierre se registró el 5 de septiembre de 2011 y fue de US$1.900,2 por onza, un nivel que superó ayer, pero el 6 de septiembre de 2011 llegó a US$1.921,17 por onza”, según datos de Expansión.

De acuerdo con analistas internacionales, el oro podría alcanzar la barrera de US$2.000 por onza, ya que es considerado por los inversionistas como un activo refugio. Esta hipótesis también la respalda la tendencia, ya que este metal inició el año por encima de US$1.500 por onza y superó el nivel de US$1.600 en febrero.

El diario español informó que según Jack Janasiewicz, de Natixis IM, el oro, además de temores por los rebrotes y las tensiones entre EE.UU. y el gigante asiático, también se está beneficiando también de los bajos tipos de interés y de la escasa rentabilidad de la renta fija.

Janasiewicz añadió que “se está produciendo un dinamismo interesante en el oro. Inicialmente, el problema con el oro es que no ofrece ningún rendimiento. Sin embargo, en el momento actual, en el que los tipos de interés y los rendimientos de buena parte de la renta fija tienden a cero o incluso a negativo, esta dinámica empieza a cambiar a favor del oro y en contra de los bono”.