Swanson & Sons, que vendía pavos congelados, tenía un exceso de comida después de un Día de Acción de Gracias, por lo que creó una estrategia para no asumir la pérdida

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

La tradición de transmitir un gran partido de fútbol americano en Thanksgiving inició en 1876, con un juego entre los equipos de las universidades Yale y Princeton. El primer encuentro entre equipos de la National Football League se jugó en el Día de Acción de Gracias de 1920.

Se cree que la historia del acto de perdón del pavo realizado por los presidentes de EE.UU. empezó con Harry Truman. Sin embargo, el mandatario fue el primero en recibir un pavo ceremonial de la National Turkey Federation (Federación Nacional de Pavos) que fue el plato fuerte de la cena. John F Kennedy fue el primero en liberar un pavo de Acción de Gracias, seguido por Richard Nixon, quien envió uno de estos animales a un zoológico. George H.W. Bush fue el presidente que formalizó la tradición del perdón del pavo en 1989. Como dato curioso, hay cuatro pueblos en EE.UU. llamados Turkey (pavo en inglés), localizados en Arizona, Texas, Luisiana y Carolina del Norte.

Gracias al Día de Acción de Gracias nacieron las comidas precalentadas. En 1953, un empleado de la compañía Swanson & Sons, especializada en la venta de pavos, sobrestimó la cantidad de unidades congeladas de este producto que la empresa debía poner en circulación para el Día de Acción de Gracias. Por esa decisión, la empresa se quedó con 260 toneladas de pavo de más después de las festividades. Pero en lugar de asumir la pérdida, al vendedor Gerry Thomas se le ocurrió la idea de crear cenas de pavo prefabricadas que se sirvieran en bandejas individuales para calentar en el horno. La idea fue tan exitosa que para 1954, Swanson había vendido 10 millones de comidas congeladas de pavo y nació la industria de las cenas precocidas.