RIPE:
DIARIO FINANCIERO

De los consultados, más de 74% apoya mantener las actividades en modo remoto y valora el ahorro en los traslados a las oficinas

Diario Financiero

Si bien el teletrabajo ha sido una de las principales fórmulas de las empresas para mantener el funcionamiento de sus operaciones en medio de la pandemia, su implementación ha traído consigo una serie de efectos colaterales. Algunos positivos, pero otros que inquietan al interior de las organizaciones, como la pérdida de sentido de equipo por parte de los colaboradores y una mayor dificultad para supervisar a los trabajadores.

Así lo constató la encuesta “Trabajo híbrido y teletrabajo permanente”, realizada por el estudio jurídico Barros y Errázuriz junto a la consultora Montblanc Consulting. De acuerdo con la medición -que fue enviada a 649 directores de empresas y ejecutivos principales-, existe un amplio consenso frente a la posibilidad de que el desempeño remoto sea permanente para un porcentaje alto de la plantilla de las compañías. Sin embargo, no está ajena a complejidades.

Un 74% de los consultados está de acuerdo con mantener parte de las actividades en esquema de teletrabajo de forma estable, y quienes tienen la mayor inclinación por esta preferencia son los gerentes generales (79%), mientras que entre los directores la tendencia hacia esta opción es de 58%.

¿A qué se debe este fenómeno? Según explica Cristián Yánquez, socio de Montblanc Consulting, consultora con foco en la alta dirección, el teletrabajo trae algunos elementos claros de aumento de productividad.

“Prácticamente, se eliminan para muchos los tiempos de traslado, que pueden significar en promedio para Santiago un 18% de tiempo diario”, sostiene junto con mencionar que “un estudio de Financial Times estima que al menos el 50% de los viajes de negocio no volverán jamás: para ejecutivos que trabajan en empresas multinacionales esto se ha traducido también en menos horas perdidas de trabajo y mejor calidad de vida”.

Respecto a quiénes se mantendrán con teletrabajo, el sondeo mostró que las industrias intensivas en mano de obra poco calificada tendrían menor proporción de trabajadores con posibilidades de teletrabajo. Así, por ejemplo, en el mundo financiero un 68% de los colaboradores puede teletrabajar, mientras que en el área de la salud un 38% puede hacerlo.

Lea la nota completa aquí.